Recomendaciones para evitar el aumento de los traumatismos faciales en verano, sobre todo entre los niños

El buen tiempo anima a realizar actividades al aire libre y a practicar numerosos deportes que son más agradables cuando luce el sol. Es por ello que la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM) ha advertido que esta época del año es en la que más se registran traumatismos faciales, especialmente entre los niños.
La Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial ha explicado que la mayoría no está acostumbrada a realizar este tipo de deportes y actividades al aire libre que proliferan en la época estival, por lo que el riesgo de caídas es mayor.
Esta falta de preparación para las actividades físicas veraniegas se agrava en el caso de los niños, y por ello se dan muchos casos de caídas de la bicicleta, patines o de resbalones en piscinas, donde es habitual que corran o jueguen descalzos. Las piscinas, playas, acantilados o lagos también presentan riesgo para aquellos adultos que caminen por zonas resbaladizas sin calzado adecuado o que se lancen de cabeza al agua de manera imprudente.

traumatismo facial estival

Los saltos a piscinas, lagos o al mar son una de las causas del aumento de traumatismos en verano

Estas son algunas recomendaciones para evitar estas caidas:
– Comprobar la ausencia de obstáculos y cerciorarse de que la profundidad del lugar donde nos vayamos a sumergir es suficiente
– Usar los brazos como protección de nuestro cuerpo si nos tiramos de cabeza
Vigilar a los más pequeños cuando estén cerca del agua
– Usar calzado adecuado para caminar en zonas resbaladizas y asegurarse de que los niños también lo hagan
No consumir alcohol o drogas antes de realizar cualquier actividad acuática

Algunas caídas no revisten mayor importancia que un pequeño moratón o rascadura, pero otras suponen fracturas de mucha más relevancia.
Entre los 8 y los 10 años es cuando se producen más fracturas maxilofaciales infantiles, según un informe del Hospital de Cruces de Bilbao, mientras entre los menores de cinco años abundan las fracturas en la zona de la órbita y el hueso frontal, y a partir de esa edad en el maxilar y la mandíbula.

Otro de los motivos de aumento en verano de los traumatismos faciales es que se producen más accidentes de tráfico debido al incremento también del número de desplazamientos, por lo que es fundamental usar los sistemas de protección homologados para cada edad. Aunque no se deben descuidar nunca, es especialmente importante prestar atención a los trayectos cortos, que son los que más accidentes registran debido a la relajación, ya que en muchas ocasiones se deja de poner el cinturón invocando el “maloserá” tan común. Los traumatismos más frecuentes entre los niños son las fracturas nasales, de pómulo, mandíbula, y otras heridas.
En este sentido, la Sociedad Española de Neurología (SEN) ha advertido que los traumatismos craneoencefálicos que suceden en accidentes de tráfico, practicando alguna actividad acuática o ciclismo pueden dejar secuelas neurológicas. Concretamente señalan que más del 20% de los golpes recibidos en la cabeza pueden crear alteraciones cognitivas, dificultades motoras o del lenguaje.
Si se produce un traumatismo facial por accidente de motocicleta o bicicleta hay que recordar que no se debe quitar el casco y que conviene inmovilizar al paciente en posición horizontal hasta que llegue el personal sanitario.

El equipo de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense os queremos recomendar que disfrutéis plenamente de las actividades propias del verano, pero siempre siendo cautos y cuidando de vuestra salud y la de los más pequeños.

 

Fuente: Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM)Sociedad Española de Neurología (SEN)

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.