Ventajas de una ortodoncia durante la adolescencia

La ortodoncia suele asociarse a la adolescencia. En concreto a la edad de crecimiento (especialmente entre los 12 y 15 años) porque es el momento ideal para corregir el apiñamiento dental y los problemas esqueléticos, sobre todo si ya cuentan con todos los dientes definitivos. El motivo es que durante este periodo se experimenta un alto metabolismo que favorece el movimiento dental, lo que hace que los tratamientos ortodóncicos sean más eficientes y cortos. Más específicamente, hay una etapa en el desarrollo del niño que se conoce como “estirón”, que acostumbra a durar unos 9 meses, en la que el crecimiento alcanza una gran velocidad y en el que la ortodoncia suele ofrecer mejores resultados.

adolescencia ortodoncia

Los brackets han ido perdiendo su estigma social y son muchos los adolescentes que los lucen con orgullo. Para los que no, existen alternativas de ortodoncia estética y ortodoncia invisible

En las niñas este estirón suele coincidir con el inicio de la pubertad, en torno a los 10 u 11 años, y en los niños normalmente se inicia más tarde (sobre los 12-13 años).
La mayoría de los problemas de ortodoncia a esa edad son debido a problemas genéticos de carácter hereditario:
-Dientes salidos
-Dientes apiñados
-Espacio entre los dientes
-Falta de dientes
-Problema de desarrollo de maxilares
En otros casos el origen de la maloclusión es adquirida por causas como las siguientes:
-Respirar por la boca
-Chuparse el dedo
– Prolongar el uso del chupete en exceso
-Malos hábitos como morderse las uñas
– Enfermedades dentales
-Mala higiene
-Accidentes
-Pérdida temprana o tardía de dientes de leche
Cuando se tienen dientes mal posicionados (apiñados o no alineados) es mucho más difícil llevar a cabo una correcta higiene dental, lo que, tanto en adultos como en niños o adolescentes, puede provocar enfermedades en las encías que en los casos más extremos puede llevar incluso a la pérdida de dientes. Morder mal puede causar desgastes de las piezas dentales, dificultades al tragar o crear presión en los huesos de la cara.

Por eso es tan importante que los niños sean revisados por un especialista en ortodoncia a los seis años, ya que un diagnóstico temprano puede evitar tener que realizar tratamientos complejos de ortodoncia o incluso una cirugía ortognática en la edad adulta. A esas edades los dientes incisivos superiores e inferiores ya son los definitivos o están erupcionando, por lo que es el momento adecuado para un diagnóstico precoz de posibles alteraciones del crecimiento óseo que, en algunos casos, a esa edad pueden solucionarse de un modo sencillo con ortodoncia interceptiva.

Al igual que en el caso de los adultos, no existe una duración de tratamiento fija, sino que depende de cada caso, y también de la colaboración del paciente. Siguiendo las instrucciones que os daremos en las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense, y extremando la limpieza de la boca, ayudaréis a que el tratamiento sea más corto y el resultado mejor.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.