Ventajas de la ortodoncia a edades tempranas

No todos los pacientes necesitan someterse a ortodoncia a edades tempranas, pero en los casos en los que sí es necesario, es muy beneficioso comenzarlo entre los cinco a 10 años. No hay una edad concreta para empezar un tratamiento de ortodoncia, ya que depende del tipo de problema. No nos estamos refiriendo a dientes mal alineados, sino a casos concretos que sí requieren tratamiento precoz para corregir el desarrollo de la boca y evitar problemas más complicados en la edad adulta. Suelen ser pacientes con asimetrías faciales, apnea obstructiva del sueño infantil, problemas respiratorios (que incluso suponen el uso de respiradores orales), mordidas abiertas, mordidas cruzadas o “mordidas al revés” con prognatismo mandibular, dientes que se quedan “atrapados” en el hueso, o alguna malposición dental que afecta a la mordida o impiden la erupción normal de todos los dientes definitivos.

Por ello son importantes, tanto las visitas periódicas al dentista u odontopediatra, como llevarlos a la revisión ortodóncica a los 6 años para que, en caso de que la boca se esté desarrollando mal, pueda realizarse ortopedia dentofacial y así evitarles una posible intervención quirúrgica de mayores.

ortodoncista infantil

En algunos casos es aconsejable iniciar el tratamiento de ortodoncia en la niñez para corregir los problemas de la boca cuando ésta está aún creciendo

Ventajas de la ortodoncia a la edad óptima

-Comenzar en el momento más oportuno permite obtener los mejores resultados en el menor tiempo posible (y, por tanto, con menor coste para el paciente).

-Se evitan problemas más graves a futuro (que pueden implicar cirugía ortognática en la edad adulta, por ejemplo).

Disminuye el riesgo de reabsorciones o descalcificación de los dientes.

-En algunos pueden obtenerse resultados imposibles de conseguir cuando ya han se han desarrollado totalmente los huesos de la cara (sobre todo el maxilar y la mandíbula). Un buen ejemplo son los problemas esqueléticos de los maxilares, que si se tratan de forma precoz corrige el desarrollo orofacial de manera más eficaz y con resultados más estables en el tiempo.

-Cuando los huesos están en continuo desarrollo y crecimiento, podemos realizar tratamientos ortopédicos que corrigen el problema esquelético.

– A estas edades se pueden modificar los malos hábitos que pueden estar en el origen del problema (como succinarse el dedo, por ejemplo), lo que evita malformaciones óseas y dentarias.

-Podemos acortar el tiempo de tratamiento de la II fase con aparatología fija (brackets) y en algunos casos se puede evitar una segunda etapa de tratamiento.

-Durante la dentición temporal y mixta, existe una amplia variedad de alternativas para resolver los problemas óseos y dentarios.

-En algunos casos se pueden evitar extracciones de dientes permanentes.

Es por eso que desde este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago y Ourense os insistimos tanto en necesidad del diagnóstico temprano realizando una revisión a los 6 años.

Además, en general, los niños acostumbran a ser bastante colaboradores y los padres suelen contribuir al éxito del tratamiento motivándolos y corrigiéndolos.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.