Una mala salud oral perjudica el tratamiento de la hipertensión

Nunca nos cansaremos de insistir en la importancia de una buena salud oral. Como os hemos contado en anteriores post de este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, mantener una boca sana repercute en muchas más cosas de las que inicialmente se pueden pensar.

Constantemente se están realizando investigaciones que refrendan la influencia de la salud bucodental sobre la salud general. En este caso, un estudio publicado en la revista Hypertension defiende que las personas que padecen hipertensión y toman antihipertensivos tienen mayores posibilidades de que el tratamiento sea eficaz si tienen una buena salud oral.

salud bucodental

Una buena salud oral ayuda a que los tratamientos para la hipertensión arterial sean más eficaces

Aquellos que tienen las encías más sanas, suelen tener una tensión arterial más baja y responder mejor a los medicamentos para bajar la tensión arterial, en comparación con aquellos que tienen enfermedad de las encías o periodontitis. Esta investigación apunta que las personas con enfermedad periodontal tenían 20% menos probabilidades de tener una buena presión arterial que los pacientes con buena salud bucodental.

Por ello, los autores de este estudio sugieren que a los pacientes con enfermedad periodontal se les controle la tensión arterial más estrictamente, y, por otro lado, que los paciente con tensión arterial alta con frecuencia, deberían acudir al dentista.  Los investigadores hicieron hincapié en que los pacientes con tensión arterial alta y los médicos que los atienden deben prestar mayor atención a la salud oral. Aseguran que ésta puede ser tan decisiva para controlar la enfermedad, como seguir una dieta baja en sal, hacer ejercicio regular y mantener un peso adecuado.

Son muchos los investigadores y expertos en salud oral que insisten particularmente en la necesidad de que los médicos y pacientes sean más conscientes del peso determinante que tiene la salud dental para la salud general, hasta el punto que el control de la salud bucodental puede ayudar a controlar otras enfermedades (en este caso los problemas de hipertensión arterial) que, a priori, no parecen estar vinculadas.

En cualquier caso, se recomienda comentar al dentista u ortodoncista los problemas de salud general, para que lo tenga en cuenta a la hora de hacer un diagnóstico, pero también a la hora de planificar un tratamiento. Es conveniente hacerse chequeos regulares, tanto en el médico de cabecera, como visitar al dentista cada seis meses, para asegurarse de que todo va bien y, si no es así, poder intervenir precozmente.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.