Una mala salud bucodental puede alertar de una posible demencia

Las personas que mantienen sus dientes y encías sanos podrían tener un menor riesgo a desarrollar demencia según un estudio de la Universidad de California en EEUU publicado en la Journal of the American Geriatrics Society.
Los investigadores analizaron a 5500 personas de edad avanzada a lo largo de 18 años y concluyeron que aquellos que reconocían cepillarse los dientes menos de una vez al día eran un 65 por ciento más propensos a desarrollar demencia que aquellas que se cepillaban diariamente.
Es decir, nuestro estado mental pone de manifiesto nuestros hábitos de salud oral, pero según esta investigación, los hábitos de salud bucal también pueden influir sobre si vamos a padecer demencia. Esto es porque la inflamación originada por una bacteria relacionada con enfermedades de las encías tiene influencia en gran cantidad de enfermedades, desde un ictus cerebral, pasando por enfermedades cardíacas, hasta diabetes.
Según otros estudios las personas con Alzheimer (la forma más habitual de demencia) tienen más bacterias relacionadas con enfermedades de las encías que una persona sin Alzheimer. Los científicos piensan que estas bacterias podrían entrar en el cerebro causando inflamación y daño cerebral.

alzheimer salud oral

Mantener los dientes y encías sanos reduce el riesgo de demencia y Alzheimer en la vejez según un estudio de la Universidad de California.

El estudio que llevó a cabo la Universidad de California se realizó en una comunidad de jubilados de entre 1992 y 2010. Al comienzo del estudio la edad de los participantes oscilaba entre 52 y 105, con una media de 81 años y ninguno padecía demencia en ese momento. Tras 18 años de seguimiento a través de registros médicos y entrevistas se concluyó que 1145 personas del grupo original habían sido diagnosticadas de demencia.
Concluyeron que existía un 65 por ciento más de casos de demencia en el grupo de las mujeres que se cepillaban menos de una vez al día.
Entre los hombres el efecto fue menos pronunciado: uno de cada seis hombres con hábitos irregulares de cepillado desarrolló la enfermedad, lo que significa un 22 por ciento más de probabilidad de padecer demencia que entre los que se cepillaban diariamente.
Los investigadores apuntaron que el efecto fue tan pequeño desde un punto de vista estadístico, que podría haberse debido a una cuestión de azar. Por otra parte los diferentes resultados entre los hombres y las mujeres podrían deberse, según las especulaciones realizadas por los autores del estudio, a que probablemente las mujeres utilizan más dentaduras postizas que los hombres y visitan al dentista con mayor frecuencia. Es decir, que cuidan más su salud oral.
Hay otra cuestión relativa a la relación entre salud mental y salud bucondental que resulta interesante. Las personas que sufren demencia suelen tener peor salud oral debido a la pérdida de sus habilidades cognitivas, lo que causa discapacidad. Por ejemplo, en las primeras etapas de la demencia los pacientes pueden tener dificultad para reconocer que tienen un problema con su salud bucal.
Esto significa que los odontólogos podrían detectar precozmente las primeras etapas de la demencia en su consulta. Un informe de la Fundación Británica de Salud Dental confirma que muchas personas con demencia son incapaces de mantener una higiene oral adecuada.
Un diagnóstico temprano de demencia contribuye a tener una mejor salud oral y protege la salud en general. En esas primeras etapas de la demencia los pacientes deben tratar de cuidarse por sí mismos mientras puedan, pero siempre bajo la supervisión de sus cuidadores, que irán asumiendo más responsabilidades y ofreciendo más ayuda a medida que avanza la enfermedad y los pacientes pierden la capacidad para limpiarse correctamente la boca.
La Sociedad Británica del Alzheimer ve como positivo que los odontólogos puedan ayudar a detectar los primeros signos de demencia a raíz del deterioro en la salud bucodental. Además, y ya que las personas que padecen demencia pueden ser incapaces de explicar cómo se encuentran, es más importante que los dentistas aprendan a reconocer los síntomas que identifican esta enfermedad en sus estados iniciales para ayudarles a mantener una buena salud bucodental y minimizar sus molestias.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.