Una mala salud bucodental incrementa el riesgo de lesiones y reduce el rendimiento deportivo

Como ya os habíamos contado en este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegracion (SEPA) ha elaborado un informe científico que vincula una mala salud bucodental y periodontal y un menor rendimiento deportivo. También analiza cómo el deporte influye en la salud oral, ya que realizar ejercicio de manera regular es parte fundamental de un estilo de vida saludable, que reduce los riesgos de enfermarse en general y redunda en beneficio de salud de la boca.
Lo que muchas personas aún ignoran es que una mala salud bucodental puede perjudicar el rendimiento deportivo.
Varios estudios científicos han demostrado que las personas que practican deporte  tienen menos riesgo de presentar factores inflamatorios que propician la aparición de enfermedades como la periodontitis (inflamación de las encías) y a tener una boca más sana, ya que el ejercicio físico provoca un efecto antiinflamatorio y mejora el sistema inmunológico. Estas investigaciones incluso han vinculado obesidad, buena salud física y periodontitis poniendo de manifiesto que las personas con un índice de masa corporal más bajo (más delgadas) y con mayores consumos de oxígeno durante el ejercicio suelen tener una mejor salud periodontal, lo que permite deducir que realizar deporte de forma habitual y que mantener un índice de masa corporal adecuado reduce el riesgo de padecer periodontitis.
Lo cierto es que una mala salud oral puede causar una inflamación sistémica que afecte a la salud global generando un estado inflamatorio que favorezca el desarrollo de enfermedades tan importantes como diabetes, enfermedades cardiovasculares, infecciones respiratorias o problemas tan importantes durante el embarazo que incluso puedan llegar a provocar el parto prematuro.
Según la SEPA el hecho de que los problemas orales puedan perjudicar el rendimiento deportivo se debe a la presencia de dolor, menor bienestar y la existencia de inflamación sistémica. Más concretamente, la periodontitis incrementa el riesgo de aparición de contracturas musculares, fatiga muscular y peor recuperación de las lesiones.
Por ello es necesario que los deportistas se realicen revisiones bucodentales frecuentes, ya que muchos de los problemas que padecen podrían prevenirse con hábitos saludables y una mejor higiene bucodental.
Si practicas deporte de manera profesional, o con mucha asiduidad es aconsejable que hables con tu odontólogo para que te realice un examen oral exhaustivo para contribuir a prevenir lesiones y optimizar tu rendimiento.
Además de la mayor probabilidad de sufrir traumatismos bucodentales que tienen los que realizan ejercicio físico de manera intensa, los deportistas presentan habitualmente altos niveles de caries, enfermedad periodontal , erosión dental y problemas oclusales.

rendimiento deportivo salud oral

Los deportistas tienen mayor tendencia a la caries, enfermedad periodontal, bruxismo, erosión dental y problemas de oclusión

Algunos de los motivos por los que los deportistas de élite padecen estos problemas orales son:

-Consumo frecuente de carbohidratos y de bebidas energéticas muy ácidas
– La frecuente deshidratación y el efecto de tener la boca seca por el entrenamiento intensivo puede provocar una alteración de los mecanismos inmunológicos
-El estrés frecuente y la tensión de las competiciones incrementa el riesgo de contractura mandibular. De hecho el bruxismo (hábito de apretar o rechinar los dientes) sea un problema muy habitual entre los deportistas, lo que puede provocar problemas de desgaste dentario, hipersensibilidad dental y fisuras o fracturas dentales que pueden causar dolor e incluso pérdida de piezas dentales, lo que puede incluso alterar la función masticatoria.
El bruxismo puede producir también contracturas musculares con dolores de cabeza y cuello imposibilitando el control completo sobre los movimientos de cabeza, cuello y hombros y reduciendo el rendimiento en algunos deportes. Por el contrario, la relajación mandibular conlleva un mayor aporte de oxígeno, menor liberación de las hormonas relacionadas con el estrés y de ácido láctico, incrementando la resistencia del deportista.
Según estos estudios, los deportistas tienen más tendencia a tener caries debido al elevado consumo de hidratos de carbono y bebidas isotónicas, batidos o zumos (muy azucaradas todas ellas) propias de las dietas deportivas. Además, el estrés al que están sometidos provoca una disminución del flujo salival, lo que contribuye también al desarrollo de caries.
Por otra parte, algunas disciplinas deportivas implican un estricto control del peso que incrementa el riesgo de padecer trastornos alimenticios. Un control oral periódico puede servir para detectar precozmente estos problemas, que, entre otras muchas consecuencias, perjudica el rendimiento deportivo, y la salud oral de quien los padece.
Todos estos perjuicios no solo afectan a corto plazo, sino que el principal problema es que su efecto negativo se prolonga en el tiempo, generando problemas más difícilmente tratables. Si practicas de manera regular deporte, o tienes pensado empezar a hacerlo, consulta a tu odontólogo para que te haga una revisión específica y extrema el cuidado de tu salud bucodental.
Fuente: SEPA

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.