Una mala salud bucodental aumenta el riesgo de neumonía, bronquitis o de que se agrave la EPOC

La salud oral influye en la respiratoria, ya que puede afectar a la incidencia de infecciones a partir de gérmenes orofaríngeos.
Como ya os hemos explicado desde este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, la salud bucodental repercute en la del resto del organismo, pero en lo que respecta a los problemas respiratorios hay estudios que confirman que una mala salud bucodental hace aumentar el riesgo de neumonía o de bronquitis e incrementa el riesgo de infecciones respiratorias.

salud bucodental neumonia

Una boca limpia favorece un pulmón limpio, por lo que mantener una correcta salud periodontal puede contribuir a mejorar la salud respiratoria

En los últimos años se ha dado un aumento en la incidencia de estas patologías, que se han relacionado con la aparición de microorganismos causantes no habituales (como ‘Pseudomonas aeruginosa’ y gérmenes anaerobios), y se cree que la boca puede ser el reservorio (es decir, una especie de depósito, la población de seres vivos que aloja de forma crónica el germen de una enfermedad) de estos organismos. Una posibilidad es que el envejecimiento poblacional (que conlleva en muchos casos a una peor salud bucodental y a más riesgo de que el contenido orofaríngeo pase a la vía aérea) tenga que ver con el incremento de estas infecciones respiratorias.

La continuidad anatómica entre la cavidad oral y los pulmones hace que exista una íntima relación entre ellos. En condiciones normales, un agente infeccioso debe vencer los sofisticados mecanismos de defensa inmunológicos y mecánicos para alcanzar el tracto respiratorio inferior. De hecho, los mecanismos de defensa son tan eficientes que, en pacientes sanos, la vía aérea distal y el parénquima pulmonar permanecen estériles, aunque, cuando existe un desequilibrio en la relación huésped-patógeno y/o cuando el patógeno es particularmente virulento, aparece la infección.

Los estudios realizados en los últimos años han apuntado distintos mecanismos por medio de los cuales las bacterias orales podrían jugar un importante papel en la patogénesis de las enfermedades respiratorias. También se apunta al hecho de que las enzimas de los patógenos periodontales modifican los receptores de adhesión de la superficie de la mucosa y promueven la adhesión de patógenos respiratorios, los cuales son aspirados hacia los pulmones. Además se ha observado que las citoquinas procedentes de los tejidos periodontales producen una alteración del epitelio respiratorio, el cual es más vulnerable a los patógenos respiratorios.

Existen varios estudios que han que los pacientes con una mala salud bucodental (elevado índice de placa dental y pérdida ósea alveolar) tienen mayor riesgo de sufrir EPOC. Incluso se ha determinado que la enfermedad periodontal es un factor de riesgo independiente para el desarrollo de la EPOC.

También se tiene constancia de que el tratamiento de la enfermedad periodontal disminuye el número de casos en los que se agrava y hace más lenta la reducción de la función pulmonar. Sin embargo, harán falta estudios clínicos para probar que la reducción de la inflamación periodontal puede ayudar a prevenir la progresión de la EPOC.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.