Una mala salud bucodental aumenta el riesgo de infarto de miocardio

Cepillarnos los dientes de una manera inadecuada repercute en la salud de nuestra boca pero también en nuestro bienestar, ya que el cuerpo humano es un todo que no funciona por “departamentos”.
Lo peligroso es que las caries y las infecciones en las encías pueden afectar también a nuestra salud general, porque las bacterias que causan estas infecciones pueden pasar al resto del cuerpo, aumentando las posibilidades de sufrir infarto de miocardio, en el caso de los diabéticos incrementándose el riesgo de que nuestra diabetes se descompense y aumenten las complicaciones, y además se incrementa el riesgo de parto prematuro cuando la mujer está embarazada. Cada vez se disponen de más evidencias científicas respecto a la vinculación que existe entre las enfermedades periodontales y los problemas de las arterias. Esta relación es debida a que al provocarse un proceso inflamatorio con carácter sistémico, esto puede afectar a distintas zonas del organismo.
Lo positivo de esta vinculación entre la salud general y la salud bucodental es que, según el Libro Blanco de la Salud Bucodental alrededor de un 40% de la población pasa por las clínicas de odontología cada año, lo que es un arma para la detección precoz, así como para la prevención de otras enfermedades del resto del organismo que se asocian a la salud bucodental. Aunque la mayor parte de los que acuden a un dentista lo hacen para diagnosticar o tratar un problema bucodental, lo cierto es que esa misma visita podría servir para conocer el nivel de riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular o incluso para detectar precozmente problemas como la diabetes.

infarto y salud oral

Cuidar la higiene bucodental contribuye a cuidar la salud cardiovascular

Al igual que tener una mala salud bucodental se incrementan las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular o de empeorar el estado de las personas diabéticas, también es importante saber que una persona con alto riesgo cardiovascular o que ya ha sufrido un problema cardiaco (como un infarto de miocardio) debe extremar el cuidado de las encías, ya que esto puede influir negativamente en el riesgo cardiovascular. Según la Sociedad Europea de Cardiología padecer periodontitis es un factor de riesgo cardiovascular, igual que el tabaquismo, tener el colesterol alto o la hipertensión arterial.

Es por ello que mantener una buena higiene oral que nos ayude a mantenernos alejados de la placa, la caries y la gingivitis es muy importante. Grabarse con el smartphone mientras nos limpiamos los dientes o hacerlo con uno de los nuevos cepillos inteligentes mejora la salud de nuestros dientes la porque visualizar la boca mientras la cuidamos nos ayuda a hacerlo correctamente. Es decir:
– Dedicándole el tiempo suficiente (unos dos minutos)
– Asegurándonos de que llegamos a todas las superficies, y no sólo la parte frontal
– Ejerciendo la presión correcta y evitando las fuerzas excesivas que pueden hacer daño, tanto a la encía, como el diente
Aunque la mayoría de la gente se limpia la boca a diario y desde edades muy tempranas, son muchos los que lo hacen mal, ya que un estudio de Oral B revela que el 80% le dedica poco tiempo (la recomendación es de al menos dos minutos y el español medio le dedica a penas 45 segundos) y ejerce una presión excesiva.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.