Un nuevo estudio confirma la relación entre salud oral y menor riesgo de enfermedad cardiaca

Una mala salud bucodental aumenta el riesgo de padecer fibrilación auricular e insuficiencia cardíaca. Así lo concluye una nueva investigación que viene a reafirmar otros estudios anteriores que vinculan la salud oral con enfermedades del corazón tal y como os contamos en otros post de este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense.

salud bucodental

Numerosos estudios han confirmado la relación entre una buena salud oral y un menor riesgo cardiovascular

Este último estudio fue realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Ewha Womans de Seúl en el que se concluye que el cepillado dental frecuente conlleva un menor riesgo de enfermedades cardiacas. Esta conclusión se suma a los resultados de otros trabajos que ya habían puesto de manifiesto que un problema de salud oral puede desembocar en procesos inflamatorios de otras partes del cuerpo y que pueden causar una mayor predisposición a padecer fibrilación auricular e insuficiencia cardíaca. También apuntan que las limpiezas dentales regulares y la menor falta de dientes posibles minimizan el riesgo de fibrilación auricular.

Por otra parte, deducen que una mayor frecuencia en las visitas al dentista implica menor riesgo de insuficiencia cardíaca.

Como ya os habíamos explicado anteriormente, la gingivitis es uno de los principales problemas de salud oral, ya que puede ser el desencadenante de numerosos problemas de salud. Las bacterias presentes en estas infecciones pueden pasar al resto del cuerpo, originándose un proceso inflamatorio de carácter sistémico que puede afectar a distintas zonas del organismo. Una persona con alto riesgo cardiovascular (o que ya ha sufrido un problema cardiaco como un infarto de miocardio) debe extremar su higiene bucodental y el cuidado de las encías, ya que una mala salud oral puede incrementar el riesgo cardiovascular.

La ortodoncia es un gran aliado frente los problemas en las encías (que pueden acabar ocasionando gingivitis y, en sus estados más graves, periodontitis), ya que unos dientes bien alineados favorecen un mejor cepillado.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.