Un estudio apunta que aquellos que parecen más jóvenes también envejecen mejor

¿Sabías que los dientes también envejecen? Por eso la salud dental fue uno de los indicadores que se tuvieron en cuenta en el estudio sobre el envejecimiento publicado en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences‘ por un equipo de Estados Unidos, Reino Unido, Israel y Nueva Zelanda en el que se señala que las persona que parecen más jóvenes están envejeciendo mejor. Para llegar a esta conclusión se basaron en los datos del Estudio Dunedin, un proyecto longitudinal que ha seguido a más de un millar de personas nacidas en 1972-1973 en la misma ciudad desde el nacimiento hasta la actualidad tomándoles con regularidad medidas de salud, como la presión arterial y la función hepática, además de realizarse entrevistas y otras evaluaciones.
Este equipo realizó una nueva evaluación de la población de estudio a los 38 años midiéndoles las funciones de los riñones, el hígado, los pulmones, el metabolismo y el sistema inmunológico.

Dientes y envejecimiento

El objetivo final de este estudio es ser capaces de intervenir en el proceso de envejecimiento, en lugar de abordar las distintas enfermedades de forma aislada

También analizaron el colesterol HDL, la aptitud cardiorrespiratoria, la función pulmonar y la longitud de los telómeros, las tapas protectoras en los extremos de los cromosomas (que se acortan con la edad) la salud dental y los pequeños vasos sanguíneos en la parte posterior de los ojos, que son un indicador de los vasos sanguíneos del cerebro.
Los que eran biológicamente más viejos a los 38 años también parecían haber ido envejeciendo a un ritmo más rápido. A una edad biológica de 40 años, por ejemplo, significaba que esa persona estaba envejeciendo a un ritmo de 1,2 años por año durante los 12 años de la investigación.
Para determinar la apariencia de envejecimiento estudiantes de la Universidad de Duke evaluaron las fotos faciales de los participantes del estudio tomadas a los 38 años y lo jóvenes o viejos que parecían. Los participantes que eran biológicamente más viejos en el interior también parecieron mayores a los estudiantes universitarios.
Los participantes en el estudio que parecían estar más avanzados en el envejecimiento biológico también obtuvieron peores resultados en unas pruebas que normalmente realizan personas mayores de 60 (test de equilibrio y coordinación y la solución de problemas que no conoce). Los individuos biológicamente mayores dijeron tener más dificultades con el funcionamiento físico que sus compañeros, igual que a la hora de subir escaleras.
La idea de esta investigación se basa en que la mayoría de los estudios sobre el envejecimiento se centran en la tercera edad, pero para prevenir las enfermedades relacionadas con la edad, es necesario empezar a estudiar el envejecimiento en los jóvenes.

Fuente: Europa Press.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.