Tus dientes hablan por ti. El aspecto de tu boca revela mucha información sobre salud y hábitos

Una sonrisa puede comunicar empatía, accesibilidad e incluso puede darnos imagen de competentes y hacer que los demás nos encuentren más atractivos. Para la mayoría de nosotros resulta sencillo “leer” lo que hay detrás de una sonrisa e incluso reconocer las llamadas “sonrisas sociales” o de cortesía, pero hay mucha información que tu boca cuenta sobre nosotros. El aspecto de los dientes puede decir mucho de una persona en lo que a salud se refiere. Su color, su forma y su fortaleza pueden ser indicadores de algunas enfermedades o hábitos de la persona.
Para empezar los dientes pueden revelarnos si su dueño es joven o mayor. Las piezas dentales de una persona joven suelen ser rectangulares con esquinas redondeadas, mientras que las de los mayores se vuelven más cuadradas con esquinas también más cuadradas. También se hacen más cortos con la edad.  Como os hemos contado numerosas veces en este blog de las Clínicas de ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense, con el paso de los años los dientes tienden a apiñarse, sobre todo los inferiores.
La mayoría de las personas que chirrían sus dientes sufren estrés y ansiedad. Un excesivo consumo de alcohol, tabaco o cafeína también pueden estar en el origen del rechinar de dientes, así como frustraciones muy arraigadas o sentimientos de furia. Las personas que siempre están aceleradas o con personalidades agresivas con frecuencia aprietan sus piezas dentales haciéndolas rechinar.

tus dientes hablan de ti

Del estado de tu boca puede desprenderse información sobre tu salud y también de tus hábitos

Estas son cosas que cualquiera puede deducir observando nuestra boca, pero además un odontólogo o un ortodoncista pueden detectar muchos problemas que pueden haber pasado desapercibidos para el paciente y, como os hemos contado en este blog de las Clínicas Pérez Varela, contribuir a la detección precoz de ciertas patologías como la diabetes.
Déficit de vitamina D: El sol es la principal fuente de Vitamina D (por ello en Galicia suele observarse bastante incidencia de esta carencia), que es esencial para nuestra salud porque ayuda a fijar mejor el calcio en los huesos y también en nuestros dientes.
Consumo de tabaco: fumar es uno de los hábitos más nocivos para la salud, pero muy en concreto para la salud oral. El odontólogo puede reconocer de manera sencilla a un fumador, ya que el tabaco es uno de los agentes más contaminantes que oscurecen las encías (ya que reciben menos oxígeno), amarillean las piezas dentales, hacen más resistente la placa dental y puede provocar mal aliento (halitosis). Aun cuando el fumador tenga unos buenos hábitos de limpieza bucodental, el tabaco incrementa el riesgo de padecer enfermedades tan graves como un cáncer oral, además de afear notablemente su sonrisa.
La osteoporosis reduce la densidad de masa ósea, lo que debilita los huesos. Esta patología también puede afectar al hueso de la mandíbula afectando así los tejidos que soportan los dientes. Unos dientes con riesgo de caerse, que tienen poca estabilidad a juicio del odontólogo, o una inflamación grave de los tejidos de soporte pueden indicar osteoporosis.
Los problemas de disfunción eréctil también pueden ponerse de manifiesto en la consulta al dentista, ya que cuando un paciente realiza una correcta higiene bucodental, pero aún así padece periodontitis (sangrado e inflamación de las encías) puede deberse a algún problema de circulación sanguínea. Diversas investigaciones han demostrado la vinculación entre periodontitis y enfermedades cardiovasculares. Estas patologías alteran la circulación, impidiendo que el flujo sanguíneo llegue con la suficiente intensidad a los diferentes puntos del organismo, lo que entre otras cosas, puede causar disfunción eréctil.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.