No todo vale con los implantes: Los riesgos de la periimplantitis

Cuando se han perdido dientes  el implante es la mejor opción para sustituirlos y evitar los antiestéticos huecos que quedan y los problemas que esa falta genera en la boca.

Mejorar la funcionalidad de la boca es el principal objetivo que debe buscarse al colocar un implante dental, aunque, obviamente, conseguir una bonita sonrisa cada vez tiene mayor importancia, sobre todo cuando la pieza que falta se sitúa en zonas visibles del rostro. Su aparición ha sido uno de los cambios más importantes en la práctica odontológica de los últimos años. Sin embargo, es muy importante buscar a un profesional cualificado y que utilice materiales de primerísima calidad para evitar problemas que pueden llevar a la pérdida del hueso periimplantario y, finalmente, a la pérdida del implante y de la pieza que soportaba.

Se estima que 1 de cada 4 personas con implantes dentales podrían sufrir periimplantitis, una afección que pone en riesgo la salud y supervivencia de los implantes dentales. Una mala salud periodontal previa a la colocación de implantes dentales puede acortar sustancialmente su vida media. Pero, además de garantizar una correcta salud bucodental previa, la utilidad y funcionalidad de estos implantes puede verse amenazada por la aparición de infecciones que afectan a los tejidos periimplantarios. Para hacer frente a este problema, lo más eficaz es la prevención, que debe llevarse a cabo durante todas las fases de tratamiento y mantenimiento.

Es importante recordar que los implantes requieren mantenimiento y atención. El proceso no remata con la colocación de la pieza, sino que hay que adoptar cuidados para prevenir infecciones y revisar que se encuentren en perfecto estado. Lo contrario puede degenerar en una periimplantitis, un problema que ha experimentado un fuerte aumento en los últimos quince años.

riegos implantes dentales

Es fundamental evitar riesgos con los implantes escogiendo un buen profesional que utilice los mejores materiales

Las medidas preventivas son muy útiles para evitar infecciones, ya que las bacterias que habitualmente pueblan la boca se adhieren con mucha eficacia a los dientes, pero más todavía a los implantes. Por eso, según los expertos, el mejor tratamiento es la prevención y el control de los factores de riesgo para evitar consecuencias indeseadas como desajustes, fracturas o pérdida del implante, infecciones y hasta pérdida irreparable del hueso.

Debido a la trascendencia de estas consecuencias el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la Primera Región (COEM) puso en marcha la campaña “Tu boca no está de oferta”, para advertir del riesgo de los implantes que se ofertan a bajo coste, porque pueden no cumplir un mínimo de calidad e incluso suponer un riesgo para la salud del paciente.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.