¿Qué sucede si no reponemos una pieza dental caída? Los implantes no son sólo cuestión de estética

Las pérdidas dentales pueden suceder a cualquier edad, no únicamente cuando nos hacemos mayores. Aunque cada vez es menos frecuente ver gente desdentada, aún hay muchas personas que pierden (o les tienen que extraer) una pieza y no las reponen achacándolo únicamente a una cuestión de estética. Sin embargo es necesario sustituir los dientes o muelas caídos (o extraídos) cuanto antes porque van a causar una serie de alteraciones en la boca que serán mayores cuanto más tiempo pasemos sin esas piezas y, por supuesto, cuantas más dientes o muelas falten.

Estas alteraciones son tanto funcionales como estéticas:
– Si perdemos una pieza los dientes de los lados tenderán a desplazarse para ocupar el hueco que ha dejado el diente o muela caída. Entre otras cosas esto provocará que los dientes se vayan separando cada vez más, se abran las uniones, se acumule más comida y favorezca la aparición de caries y un mayor riesgo de enfermedad periodontal (de las encías).
– También se producirán problemas al masticar, ya que si nos falta una pieza cada vez que la comida choque con la encía causará dolor y tenderemos a masticar usando fundamentalmente el otro lado, lo que provocará un desequilibrio que puede llegar a causar problemas en la articulación.
– Cuando se pierden dientes (sobre todo en la parte anterior) podemos tener problemas con la dicción ya que podremos tener dificultad para articular determinados sonidos.
– Otras posibles consecuencias son las alteraciones digestivas debido a las dificultades de masticación.

implantes de calidad

Una de las consecuencias de no sustituir los dientes caídos es la pérdida de funciones dentales tan importantes, como hablar o masticar

Si te faltan piezas acude a un profesional cualificado y con experiencia en este campo concreto, que realicen un estudio previo, te garantice que va a utilizar unos implantes de buena calidad y que vaya a realizar un correcto mantenimiento después de la colocación. En las Clínicas de ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela usamos implantes de máxima calidad fabricados de titanio quirúrgico, que es absolutamente biocompatible, por lo que se integra perfectamente en el hueso y lo toleran muy bien los tejidos blandos. El problema de los llamados implantes “low cost” es que tienen mayor riesgo de causar graves complicaciones que pueden incluso llegar a la pérdida del hueso. Un implante debe integrarse de forma natural con el resto de los tejidos de la boca (la llamada osteointegración), ya que actúan como raíces para posteriormente soportar los nuevos dientes artificiales que irán asentados en ellos.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.