Sofía Fariña Roel acabó la primera fase del tratamiento interceptivo ortopédico

¡Qué importante es traer a los niños a revisión ortodóncica a los 6 años o antes para evitar problemas más complejos a futuro!

Sofía Fariña Roel terminó la primera fase interceptiva ortopédica y ahora está en fase de espera hasta que recambie todos los dientes hará la segunda fase con brackets. Los tratamientos interceptivos se hacen para corregir todas las alteraciones incipientes que empeorarían si no se toman medidas al respecto.

ortopedia dentofacial santiago

Sofía Fariña Roel en nuestra clínica de Santiago de Compostela

La dentición mixta es el período dentario entre los 6 y 12 años en que las piezas temporales se van reemplazando por los dientes definitivos. Durante esta fase conviven los dientes de leche con los permanentes. Normalmente la dentición permanente se completa entre los 12 y 14 años, al haber hecho erupción todas las piezas definitivas, a excepción de las “muelas del juicio”.
La Dentición Mixta se inicia hacia los 6 años con la salida de los primeros molares permanentes superiores e inferiores que, al contactar entre sí (como antes lo habían hecho los de leche), en lo que se conoce como el “segundo levantamiento” de la oclusión (encaje de los dientes de abajo con los de arriba).
La erupción de estos primeros molares permanentes es fundamental, pues, además de ser piezas definitivas, sirven de guía para la colocación correcta de las que faltan por salir. Por eso conservarlos en buen estado es fundamental.
Éste es un período muy importante para el desarrollo de la correcta oclusión. Por eso es imprescindible que los niños visiten a un ortodoncista a los 6 años para asegurarse de que, más adelante, cuando hagan erupción los segundos molares permanentes (sobre los 12 años) todas las piezas dentarias encajarán como deben. A los 6 años se pueden hacer tratamientos ortopédicos e interceptivos que evitarán tratamientos más complejos y costosos en el futuro. Sobre los 5 o 6 años el ortodoncista podrá observar el estado de la boca y supervisar el recambio y oclusión de los incisivos. También revisará la relación que guardan entre sí (tanto vertical como horizontalmente).
La edad idónea para tratar las maloclusiones es distinta según el tipo de problema y su gravedad. Por ello es aconsejable consultar al ortodoncista en cuanto aparezca la anomalía o se tengan dudas de que puede serlo. De todas formas, las principales asociaciones ortodóncicas del mundo recomiendan que, se detecte o no un problema, se lleve a los niños para revisión por el ortodoncista a los seis años. Hay que recordar que la ortodoncia no solo alinea dientes, sino que se ocupa del ensamblaje armónico de la posición de las piezas dentarias y el resto del conjunto formado por los maxilares y la cara. Los ortodoncistas también se ocupan de la ortopedia dentofacial.
Los tratamientos interceptivos suelen comenzarse y concluirse durante la dentición temporal o mixta. Aunque se haga un tratamiento interceptivo no es imposible que haya que hacer una corrección más adelante por la aparición de otra anomalía similar o una distinta.
Con mucha frecuencia, este tipo de tratamiento, se usa habitualmente para corregir hábitos que pueden interferir en el patrón regular de crecimiento de la cara y maxilares, ya que algunas maloclusiones surgen de costumbres perjudiciales como chuparse el pulgar o respiración por la boca. Aunque pueden corregirse por sí solas al cesar el hábito, en algunos casos esa mala mordida requiere ortodoncia, aunque sea con aparatos simples.

Si tu hijo tiene ya 6 años o va a cumplirlos tráelo a cualquiera de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela u Ourense para asegurarte de que su boca se está desarrollando correctamente y evitarle tener que someterse a tratamientos más complicados en la adolescencia o la edad adulta.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.