Reír enseñando los dientes ¿Por qué lo hacemos?

Reír es una acción que, en la mayoría de las ocasiones, se realiza de manera espontánea o involuntaria. Es un gesto facial que favorece que una persona resulte atrayente, cercana y hasta que aparente más competente a los ojos del resto, como revela un estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania.
Existen diferentes tipos de sonrisas, pero lo más frecuente es que enseñemos, cuando menos, la fila de dientes superiores ¿sabes por qué?
Según un estudio realizado por la Universidad de Plymouth en Reino Unido, el origen de este gesto es evolutivo y funciona como una señal que indica amistad y genera tranquilidad en quién la observa. Un estudio sobre las expresiones faciales de los gorilas reveló que estos primates sonríen habitualmente mientras juegan para ofrecer una señal amistosa a sus semejantes. Así, al mostrar los dientes a sus compañeros les están diciendo que no van a dañarlos. Estas conductas permiten explicar el origen de la sonrisa y la risa en seres humanos.
Tras las pruebas de observación sobre un grupo de gorilas, se concluyó que estos poseen dos expresiones faciales principales vinculadas a la risa humana:
La primera es la que llamaron “cara de juego“, que implica abrir mucho la boca, en un gesto que recuerda a una carcajada, y que se suele acompañar de contacto físico (palmadas en la espalda, etc.). La segunda expresión es similar a la sonrisa humana y consiste en mostrar la fila de dientes superiores, lo que en el caso de los primates indicaría sumisión. En los humanos, según los autores de este estudio, también puede usarse como señal de sumisión, por ejemplo si nos cruzamos al jefe en el pasillo. Pero es aún más frecuente que se utilice como una señal amistosa, de acercamiento.

El motivo por el que enseñamos los dientes superiores al sonreír puede estar en el comportamiento de los primates

El motivo por el que enseñamos los dientes superiores al sonreír puede estar en el comportamiento de los primates

El estudio también indica que éste es el origen de lo que se denomina “risa social”, enseñar los dientes, en caso de un juego rudo, indica a los compañeros que simplemente se trata de un juego.
El motivo por el que enseñamos los dientes al sonreír puede encontrarse en que nuestros “parientes evolutivos”, los primates, mostraban los dientes cuando se sentían amenazados. Se cree que ellos lo hacían –y sigue siendo así en los simios y en muchos otros animales– para dejar ver los colmillos y advertir de su poderío.
Pero cuando, hace unos 5 ó 7 millones de años, comenzó a evolucionar el ser humano, esos colmillos vieron reducido su tamaño y la amenaza dejó de ser tal. En cambio, comenzó a surgir el lenguaje oral, y algunos investigadores creen que, al comunicarse entre homínidos, la vista comenzó a centrarse en la boca.
En ese momento se cree que la sonrisa pudo ser un signo de amistad. Y ese gesto implicaba abrir bien la boca mostrando los dientes.
Sin embargo, y pese a tener raíces en común, la risa humana tiene un comportamiento diferente.
Reír al mismo tiempo que se muestran los dientes ofrece una sensación de seguridad y sinceridad que tranquiliza, ésa es su principal función, además de ayudar al desarrollo emocional, social y profesional del individuo.
Es por eso que sentirse seguros al hacerlo garantiza que repitamos este gesto con más frecuencia. Si crees que necesitas mejorar tu sonrisa, no dudes en consultarnos en nuestras clínicas de ortodoncia de Santiago de Compostela y Ourense.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.