El queso neutraliza la erosión dental provocada por el vino

Un viejo dicho castellano asegura que “con pan, queso y vino se anda el camino”, y es que además de ser una combinación deliciosa, el queso ayuda a minimizar la erosión que el vino provoca sobre los dientes.
Numerosos estudios han confirmado que el vino, tomado con moderación, tiene efectos beneficiosos para nuestra salud y bienestar. Sin embargo, la elevación de la acidez en la boca que provoca el vino, especialmente el blanco, daña el esmalte dental, que necesita un espacio de tiempo para recuperarse y volver a sus parámetros normales. Si cepillamos los dientes en ese momento, en vez ve beneficiar la salud bucodental, acentuaremos esa erosión. Lo ha confirmado una investigación llevada a cabo en el Centro Médico de la Universidad Johannes Gutenberg en Mainz (Alemania) y publicada en la revista «Nutrition Research», que ha refrendado que esperar un tiempo antes de cepillarse la dentadura permite que al esmalte se recupere del ataque ácido y disminuye las probabilidades de que las cerdas del cepillo lo ‘barran’ de la superficie dental.
Para realizar este estudio, los investigadores tomaron muestras del esmalte dental de 25 voluntarios de entre los 40 y los 65 años y las colocaron en placas de laboratorios con distintas variedades de vino, en concreto 50 clases diferentes de blancos y 50 de tintos. Transcurridas 24 horas de incubación, evaluaron las concentraciones de calcio a distintos niveles del esmalte y confirmaron que con diferentes vinos se producía una pérdida de calcio en el esmalte más intenso en el caso de los vinos blancos. Es decir, que los vinos blancos tienen un impacto mayor sobre el calcio del esmalte dental que los tintos, ya que la elevación de la acidez que se produce en la boca debido a su consumo se prolonga más que en el caso de los tintos.
Brita Willershausen, directora de esta investigación añadió además que « siempre teniendo en cuenta las limitaciones de un estudio in vitro, también alerta que el consumo frecuente de vino blanco puede conllevar una erosión dental grave».

vino tinto esmalte dental

Lo ideal para minimizar el impacto del ácido del vino sobre el esmalte dental es tomarlo tinto y combinado con queso

Para tratar de contrarrestar el efecto del vino, y así evitar el deterioro del esmalte dental hay que combinar el vino con queso, ya que el calcio del queso, combinado con la saliva neutraliza los efectos deletéreos del vino, ya sea blanco o tinto. Por lo que la costumbre de degustar distintos tipos de quesos acompañados de vino podría tener un efecto beneficioso en la prevención de la erosión dental.

Noticias Relacionadas:

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.