Que tu dieta no perjudique tu salud bucodental

Se aproxima el verano y son muchos los que acuden en masa a los gimnasios o recurren a las llamadas dietas “express” o “milagro para intentar perder peso rápidamente, pero aunque son muy populares no debemos olvidar que por regla general suelen provocar el llamado “efecto rebote”. Pero lo más importante es que son dietas que conllevan riesgos para nuestra salud y en concreto para nuestra boca.
Hay básicamente tres tipos de dietas rápidas o “milagro” que son perjudiciales para el organismo:
-Dietas hipocalóricas desequilibradas: su bajo aporte calórico resulta insuficiente para una nutrición correcta. Con pocas calorías es difícil confeccionar una dieta con un aporte de micronutrientes suficiente, por lo que pueden generar problemas a medio plazo. Provocan un efecto rebote caracterizado por una rápida ganancia de peso porque con estos regímenes sólo se consigue perder agua que posteriormente se recupera casi inmediatamente en forma de grasa y pérdida de masa muscular. El problema es que sus efectos negativos no desaparecen con la misma rapidez que los resultados inicialmente obtenidos.
– Dietas disociadas: se basan en la idea de que los alimentos no contribuyen al aumento de peso por sí mismos, sino al consumirse según determinadas combinaciones.
– Dietas excluyentes: se basan en eliminar de la alimentación algún nutriente. Pueden ser ricas en hidratos de carbono y sin lípidos, ricas en proteínas y sin hidratos de carbono, o ricas en grasa. Prescindir de un nutriente en concreto desequilibra nuestro cuadro de proteínas y nutrientes en el cuerpo, originando problemas de salud.
Las dietas hiperproteicas son causa directa de infecciones en la boca, incremento de caries y de enfermedades de las encías (que pueden acabar generando la pérdida de dientes. Contrariamente a lo que se piensa, en este régimen consistente en la ingesta de proteína como base de la alimentación, el organismo reacciona destruyendo la proteína que genera el cuerpo, no la grasa.
El déficit de nutrientes que originan estos regímenes “milagro” tienen, entre otros, los siguientes efectos negativas sobre la salud bucodental:

– Propicia la enfermedad de las encías, que puede llevar a la pérdida de dientes.
– Reduce el volumen, las propiedades antibacterianas y físico químicas de la saliva
– Provoca un déficit de vitamina A, lo que implica una reducción de la salivación (que tiene propiedades antibacterianas) y un aumento de las infecciones
– Provoca un déficit de vitamina B2 que afecta a las mucosas causando estomatitis (yagas en la parte interior de los labios y mejillas) y quielitis (irritación y agrietamiento de la comisura de los labios)
– La carencia de Vitamina B12 supone la atrofia de las papilas linguales (lo que altera el sentido del gusto) y gingivitis
– Provoca un déficit de vitamina C, lo que reduce la capacidad de reparación de lesiones y aumenta la propensión a infecciones y a las caries
– Afecta al estado inmunológico
– Acelera la oxidación de los tejidos, lo que, sumado a que dificulta la síntesis del calcio y favorece la osteoporosis, repercute negativamente en el sostén de los dientes.

Dieta verano salud dental

Una dieta saludable es siempre una dieta equilibrada

En resumen, las ‘Dietas Milagro’ persiguen una pérdida de peso rápida, aunque sin tener en cuenta las necesidades del organismo, y llegan incluso a ser peligrosas en algunos casos porque carecen de algunos nutrientes necesarios. En este blog de la Clínica de Ortodoncia Pérez Varela siempre os recomendamos que os pongáis en manos de especialistas por lo que queremos insistir en que para adelgazar de forma saludable lo mejor es acudir a un médico y que sea él quien prescriba la dieta más conveniente a cada caso. Una dieta saludable es siempre una dieta equilibrada y una sonrisa bonita tiene que ser necesariamente saludable.

 

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.