¿Qué medicamentos afectan a la salud de nuestra boca?

¿Sabes por qué cuando venís a la clínica los odontólogos os preguntamos si estáis tomando algún medicamento? Es importante contestéis con toda la exactitud que podáis, ya que las medicinas que tomamos (aunque sean para tratar otra parte de nuestro cuerpo) pueden afectar a la salud bucondental. Para empezar, la ingesta frecuente de ciertos medicamentos puede debilitar sus defensas, alterarnos el sentido del gusto e incluso provocar problemas graves.

Salud bucodental y medicinas

Las medicinas que tomamos para tratar otras enfermedades pueden afectar a nuestra boca

Os contamos qué efectos pueden tener para la boca algunos medicamentos.

Sequedad bucal:
Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), más de 500 medicamentos provocan sequedad bucal o xerostomía.
Antihistamínicos (para tratar la alergia), antihipertensivos , descongestionantes, diuréticos, antidepresivos…
Caries dental
Los Antiácidos y los jarabes y gotas para la tos contienen considerables cantidades de azúcares que pueden adherirse a nuestro esmalte y provocar la aparición de caries. Es recomendable cepillarse los dientes después de tomarlos para tratar de eliminar esos azúcares.
Osteonecrosis mandibular
Algunos pacientes con osteoporosis (mujeres principalmente) toman unos medicamentos llamados bifosfonatos, que evitan la reabsorción del hueso y sus fracturas. Sin embargo, existen evidencias de que pueden fomentar la osteonecrosis mandibular (deterioro del hueso causado por la falta de flujo de sangre) después de una extracción dental o de la colocación de un implante. A pesar de que la incidencia de osteonecrosis en pacientes tratados con bifosfonatos es baja, sus consecuencias son graves, por lo que es conveniente que el odontólogo nos solucione todos los problemas que tengamos en la boca antes de iniciar el tratamiento con bifosfonatos.
Inflamación de encías
Si tomas anticonceptivos debes cuidar especialmente tus encías, ya que las hormonas sintéticas se asocian a un aumento de la inflamación de las encías (similar a la que ocurre durante el embarazo, aunque menos intensa). Si esta inflamación se prolonga puede provocar daños irreversibles en los tejidos que rodean y sostienen los dientes.
Llagas o úlceras bucales y caries
Los pacientes con problemas respiratorios suelen usar inhaladores para administrar el tratamiento. Los inhaladores pueden causarnos una infección por hongos conocida como candidiasis oral.
Además, los asmáticos producen menos saliva y de peor calidad (pH más bajo) debido a la medicación, por lo que se incrementa el riesgo de caries. Es por eso recomendable cepillarse los dientes después de cada toma para prevenirla.
Alteración del sentido del gusto
Los antibióticos, parches de nicotina y los reguladores de presión arterial pueden alterar o reducir el sentido del gusto dejando un sabor metálico en la boca.
Hiperplasia gingival
Los anticonvulsivos que se recetan para la epilepsia suelen contener fenitoína, que disminuye la actividad eléctrica anormal del cerebro. Su efecto adverso más conocido es la hiperplasia gingival, el crecimiento descontrolado de la encía (especialmente la interdental) que causa dolor al masticar, trastornos en el habla, hemorragia gingival, alteraciones periodontales, maloclusión y también problemas estéticos.
Sangrado gingival
Los antiinflamatorios, corticoides y anticoagulantes pueden cuasar un sangrado anormal en las encías.

Desde la Clínica de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense os aconsejamos que cuando acudas al dentista o al ortodoncista nos hables de tu estado de salud general y si estás tomando alguna medicación para poder darte el tratamiento más apropiado para ti.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.