¿Qué hacer si pierdes un diente?

La pérdida de piezas dentales puede deberse a un golpe o accidente, problemas de salud en la boca como una patología periodontal (enfermedad de las encías) y también puede deberse a causas naturales, sobre todo en las edades más avanzadas de la vida.
También puede darse, aunque es menos frecuente, el edentulismo congénito, que es una manifestación de síndromes congénitos muy graves.
Aunque la estética suele ser la principal preocupación de los pacientes porque queda feo (y avejenta) el hueco en la dentadura (sobre todo si se trata de un diente delantero), el problema es mucho más grave, ya que puede generar un déficit funcional, ya que dificulta la masticación. Pero el problema se agrava si no lo reponemos inmediatamente y dejamos pasar el tiempo, ya que el resto de los dientes se moverán para rellenar el espacio que queda. Al desplazarse, entre otros problemas van provocando huecos difíciles de limpiar. Como consecuencia se incrementa el riesgo de aparición de caries y problemas en las encías. Además, el movimiento de los dientes vecinos hacia el nuevo espacio genera alteraciones en la oclusión.
En los casos más graves (edentulismo total o un importante edentulismo parcial) las alteraciones estéticas son importantes, ya que esa falta de dientes no se aprecia únicamente cuando se abre la boca, sino que puede deformar el rostro. Esto no solo puede disminuir la autoestima, sino generar problemas la pronunciación de las palabras, para masticar y en la articulación temporomandibular.

falta dientes salud

Es importante reponer las piezas dentales en cuanto se pierden para evitar que los dientes restantes se muevan para intentar rellenar el hueco

Estas consecuencias son más evidentes cuando la falta de dientes se produce en el frente anterior. En los casos en los que la ausencia de piezas dentales naturales afecta al maxilar superior puede provocarse una reabsorción acelerada en el maxilar superior y, la mandíbula va a girar intentando reposicionarse respecto al maxilar superior, un movimiento que se ve cada vez más dificultado por la reabsorción ósea generando una protusión del mentón mandibular, la disminución del tercio inferior de la cara, el hundimiento del labio superior y el aumento de la anchura de la boca.
Si se pierde una pieza dental es conveniente acudir a un especialista de inmediato para que evalúe el problema y pueda darte la mejora solución. Cuando el estado periodontal es bueno y las encías están sanas lo mejor suele ser poner un implante. No solo por una cuestión estética (ya que será más armónica con los dientes naturales ya que se busca la mayor similitud posible con la pieza original) y por la comodidad (son fijos), sino que no se dañan los dientes adyacentes. Cuando esos implantes están hechos con materiales de la máxima calidad, como los que usamos en las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense, y colocados por especialistas son la solución que mayor duración ofrece.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.