¿Pueden someterse a ortodoncia los pacientes con hemofilia?

La hemofilia es un trastorno hemorrágico congénito causado por una actividad deficiente o por una falta de factores de la coagulación. Es decir, que las personas hemofílicas no consiguen formar un coágulo eficaz.
Durante años los dentistas trataron con cierto temor a estos pacientes han sido tratados con temor en la profesión odontológica ya que una hemorragia posterior a un tratamiento puede causar complicaciones graves. Pero precisamente por eso han de extremar su cuidado dental. Tener un trastorno hemorrágico no implica que los problemas dentales sean más probables, pero sí que se deben tomar cuidados especiales para evitar complicaciones con las hemorragias. Así, es fundamental la prevención de las habituales patologías orales, caries y enfermedad periodontal (gingivitis y periodontitis).
Tanto niños, como adolescentes y adultos con hemofilia pueden usar brackets, ya que en la mayoría de los casos no provocan sangrado. De todos modos es necesario comunicar al ortodoncista sus problemas de coagulación para que tome las medidas adecuadas y extremar el cuidado para evitar cortar o irritar las encías al poner el aparato. Aunque la colocación de prótesis dentales y aparatos de ortodoncia no se consideran manipulaciones de riesgo para estos pacientes, es necesario hacer el control adecuado de los aparatos con la finalidad de prevenir la aparición de úlceras y lesiones que puedan producir hematomas u otras hemorragias en la boca.

ortodoncia hemofílicos

Los pacientes con hemofilia deben comunicárselo al odontólogo o al ortodoncista antes de cualquier intervención

Además es conveniente que el paciente ortodóncico con hemofilia revise cada día su boca para detectar cualquier alambre que pueda haberse soltado para prevenir que lastime las encías. Además, en las clínicas de ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense siempre enseñamos a nuestros pacientes cómo poner la cera dental sobre el aparato para reducir los cortes y la irritación de la cara interna de las mejillas, lengua y encías, especialmente a los problemas con dificultades de coagulación.
Pero si la colaboración de los pacientes es clave para garantizar buenos resultados en cualquier tratamiento ortodóncico, es especialmente trascendente en aquellos con problemas de coagulación y deben comprometerse a realizar una correcta higiene bucodental y controlar la placa bacteriana.
El temor al sangrado gingival durante el cepillado dental puede provocar que el paciente haga una limpieza deficiente de los dientes y encías, haciéndolo más propenso a presentar hemorragias en las encías e infecciones bacterianas, relacionadas principalmente con la caries dental.
Si padeces hemofilia y crees que puedes necesitar un tratamiento de ortodoncia no dudes en consultar a un especialista.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.