Problemas de salud derivados de una dentadura mal alineada

En las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense no nos cansaremos nunca de recordaros que la ortodoncia es mucho más que estética. Pero ¿cómo puede ser que una dentadura mal alineada pueda repercutir sobre la salud de todo el organismo?

Para empezar, hay que recordrar que la cabeza es la zona del cuerpo donde se realizan funciones tan diversas e importantes como tragar, oler, masticar, ver, respirar, masticar, oír… pero también residen ahí el equilibrio y la integración neural. Todas estas funciones pueden verse afectadas por problemas en la cavidad oral, ya que los órganos están conectados a nivel nervioso.

Por ejemplo, cuando una malposición dental provoca un cambio en la posición de la mandíbula, que es el primer hueso articulado del cuerpo, se produce una respuesta muscular en forma de contractura en el cuello o en la espalda.

Los problemas de la articulación temporomandibular (la que une la mandíbula con el resto del cráneo) pueden llegar a provocar migrañas y dolor de cabeza provocados por la tensión. Lo que provoca la cefalea de origen dental es la inflamación de la unión entre la mandíbula y el cráneo. Este dolor causado por la inflamación y contractura muscular originada por la masticación, el apretamiento o el bruxismo puede llegar a ser tan intenso que se irradia al resto del cráneo, baje al cuello e incluso hasta la espalda. Como ya os hemos contado en anteriores post, el tratamiento más habitual es el empleo de una férula nocturna que llamamos “de descarga”.

atm dolor espalda

Muchas personas que sufren dolores de cabeza o espalda durante años ignoran que su causa puede estar en la boca

El estrés puede ser un detonante de los problemas en la ATM. Más allá de lo que sufren los dientes por el bruxismo (los desgasta y rompe) se crea una tensión muscular que puede llegar a afectar al soporte músculo-esquelético de cuello-espalda y provocar también fuertes dolores faciales y en el oído.

Pero, además, cualquier alteración en las funciones vitales (como la respiración) puede afectar al desarrollo, tanto en lo que respecta al tamaño y a la forma de los arcos dentales (una de las consecuencias puede ser el apiñamiento dental).

La falta de dientes también provoca grandes problemas de salud que trascienden la cavidad oral. La ausencia de cualquiera de las piezas va a provocar un desajuste en la oclusión y el desgaste de algunas de las piezas dentales para “compensar” la falta de piezas colaterales. Más concretamente, la falta de un molar, que realizan el 65% de la función masticatoria, obliga a “actuar” un grupo de dientes que no están creados y preparados para ello, lo que causa desgastes y desajustes en la oclusión. Por ello es fundamental sustituir inmediatamente las piezas perdidas mediante implantes.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.