¿Por qué someterse a una ortodoncia?

Una bonita sonrisa mejora nuestra estima y también beneficia nuestras relaciones personales y profesionales. Pero, además, una correcta alineación de los dientes contribuye a prevenir y remediar problemas como la enfermedad de las encías, que repercute directamente en la salud general y que puede llevar, en sus estados más graves, a la pérdida de dientes o incluso del hueso. La ortodoncia mejora la higiene oral, ya que unos dientes bien alineados permiten un mejor cepillado.

También sirve para corregir una mala oclusión, que también origina problemas tan diversos como el Síndrome de la ATM (que puede causar dolor de cabeza, cuello, oído, espalda…), dolor facial, problemas de digestión, desgaste dental incorrecto, problemas de pronunciación… incluso puede mejorar la respiración en algunos casos. Los paladares que son excesivamente estrechos, pueden provocar que la dentadura crezca hacia delante. Al ser el paladar el suelo de la nariz, si es demasiado afilado, la capacidad de la nariz será menor (porque se queda estrecha y pequeña), impidiendo que se respire correctamente. Además, los labios no sellan bien cuando al dormir, por lo que pueden aparecer problemas de descanso.

ortodoncia galicia

Cada vez más adultos se someten a ortodoncia por motivos estéticos o de salud

Aunque hace años las ortodoncias se realizaban mayoritariamente a los adolescentes, hoy podemos decir que en las clínicas de ortodoncia exclusiva, como las Pérez Varela, la mitad de los pacientes ya son adultos. Aunque en términos generales la época de crecimiento favorece el movimiento dental, no hay una edad límite para someterse a una ortodoncia. Muchos de los adultos que se someten hoy a ortodoncia es porque no la llevaron de jóvenes (porque no pudieron o no quisieron), o porque han experimentado movimientos dentales, padecen enfermedades bucales específicas que requieren de una corrección dentales (con la edad los dientes tienden a apiñarse, especialmente los inferiores).

Hoy en día existen múltiples alternativas de tratamiento, además de los brackets metálicos convencionales. Con ortodoncia lingual (o invisible) pueden llevarse brackets sin que nadie lo vea. También puede optarse por los discretos alineadores transparentes o por los brackets estéticos (cuyo color se iguala al tono del diente, por lo que a penas se notan).

Aunque cada tratamiento y cada caso es un mundo, en general podemos decir que son cada vez más rápidos gracias a los avances de la ortodoncia, siempre y cuando el paciente colabore acudiendo a las revisiones, extremando su higiene oral y siguiendo las indicaciones que le de el ortodoncista respecto a la colocación de las gomas, la alimentación… etc.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.