¿Por qué las bebidas energéticas son tan perjudiciales para la salud de la boca?

Como ya os hemos contado en este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, es importante ser conscientes de que hay algunos alimentos y bebidas que pueden provocar daños en la salud oral.

Las bebidas energéticas causan una gran preocupación entre dentistas, ortodoncistas y otros profesionales de la salud, ya que su consumo es cada vez más alto entre los jóvenes y además de contener gran cantidad de azúcar, contienen sustancias ácidas que aumentan el riesgo de caries. En concreto, su pH oscila entre 2,8 y 3,4.

Por ello en los últimos tiempos se han realizado varios estudios sobre el efecto de este tipo de bebidas sobre la salud general, y también sobre la salud bucodental.

salud oral

Las bebidas energéticas contienen gran cantidad de azúcar y sustancias ácidas que aumentan el riesgo de caries

Así, una reciente investigación realizada en Reino Unido analizó el impacto de su consumo a largo plazo que indica que dichas bebidas pueden contribuir a la obesidad y empeorar la salud oral. Se evaluó el ph, contenido en cafeína y proporción de azúcar y otros ingredientes de cinco bebidas energéticas muy populares en Reino Unido, de las cuales tres se consumen habitualmente en España: Rockstar, Red Bull y Monster.

Los datos indicaron que todas las bebidas energéticas analizadas tienen un ph por debajo del valor crítico (5,5) asociado con la erosión dental. También contienen mucho azúcar, cafeína, sodio y otros compuestos ácidos que perjudican la salud dental, asi como contribuir a la obesidad si se consumen habitualmente.

No es el primer estudio que alerta de los perjuicios de las bebidas energéticas, ya que anteriormente investigadores de la Organización Mundial de la Salud demostraron que las caries dentales pueden ser el resultado del pH ácido y del alto contenido de azúcar que contienen, por ejemplo, las bebidas energéticas.

Por otra parte, un experimento llevado realizado en la universidad de Southern Illinois (EEUU), demostró que los compuestos ácidos de las bebidas energéticas pueden causar daños irreversibles en el esmalte de los dientes (lo que puede provocar sensibilidad al frío o al calor, caries o incluso pérdidas dentales).

Para hacernos una idea del peso del consumo de estas bebidas, el Consejo General de Dentistas de EEUU estima que entre el 30% y el 50% de los adolescentes en aquel país consume bebidas energizantes y al menos un 62% bebe al menos un preparado líquido para deportistas una vez al día, y muchos de ellos sin conocer las consecuencias que tiene para su dentadura.

Por eso, se recomienda reducir el consumo de estas bebidas y, si se ingieren, conviene beber leche o enjuagarse la boca con agua y, aquellos que no llevan ortodoncia con brackets, mascar chicle sin azúcar después de beberlas (puesto que estos gestos aumentan la producción de saliva que ayuda a recuperar los niveles de acidez normales de la boca). Debido a ese componente ácido es mejor esperar a lavarse los dientes al menos media hora o 45 minutos, para evitar que el cepillado aumente la acción erosiva del ácido sobre los dientes.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.