Pon en práctica el poder de tu sonrisa

La sonrisa es un idioma universal, un gesto facial que refleja nuestras emociones positivas, surge cuando algo nos resulta agradable, divertido, alegre, o nos produce bienestar.

Es un gesto espontáneo que, por desgracia, vamos perdiendo según vamos envejeciendo. Los estudios determinan que los niños son capaces de sonreír 400 veces al día, pero este número va disminuyendo casi de forma proporcional a la edad, hasta llegar a las 20 únicas veces que los adultos sonreímos de media al día. Y, sin embargo, también está comprobado que tiene numerosos beneficios para quien la practica, ya que contribuye a que seamos más felices.

mejorar sonrisa

La sonrisa no sólo es una evidencia de que nos sentimos felices, sino que el mero hecho de sonreír puede hacernos sentir mejor

Estos son algunas de las ventajas de sonreír:

– La sonrisa libera serotonina y endorfinas, que son analgésicos naturales de nuestro organismo. También está relacionada con la disminución de las hormonas que provocan estrés como la dopamina o la adrenalina.

-La sonrisa te hace sentirte más alegre, ya que es interpretada por el cerebro como un estado de alegría e incluso segrega sustancias, como la serotonina, que contagian el ambiente. Charles Darwin descubrió que la retroalimentación facial es positiva para el propio organismo, pues produce estados de optimismo.

-Una sonrisa también produce un estado positivo en tu entorno. Al sonreír, el cerebro, además de enviar señales a tu propio organismo, también lo hace hacia las personas de tu entorno, provocando un ambiente de confianza y cercanía social más alegre y distendido.

-Según algunos estudios, el cerebro humano tiende a confiar más en aquellas personas que son sonrientes. Esto se debe a que nuestra propia mente tiene tendencia a acercarse a aquellas personas que desprenden alegría, pues son más amistosas.

-Está comprobado que en condiciones de estrés se reduce nuestra visión periférica, limitando nuestra capacidad para encontrar soluciones. Según algunos estudios, las personas sonrientes tienden a perder menos visión periférica frente al estrés, solucionando mejor los problemas.

 

¿Cuesta trabajo sonreír?

Para que se forme una sonrisa en los labios de cualquiera necesita ponerse en marcha un mecanismo integrado por 26 músculos faciales.  Pero el mecanismo físico necesario para enfadarse implica muchísimos más, un total de 62. Si tenemos en cuenta que en la cara tenemos 43, ya vemos que para fruncir el ceño tienen que entrar en juego más músculos que los faciales y que, por lo tanto, empleamos más energía enfadándonos que sonriendo.

Comprueba lo mucho que puede hacer por ti una sonrisa poniéndola en práctica ¡regala una sonrisa!

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.