¿Qué es peor para la salud de la boca, un atracón dulces o tomar una pequeña cantidad pero reiteradamente?

Es más perjudicial picotear pequeñas cantidades de dulces con frecuencia que comer una cantidad mayor de una vez. Un único caramelo, una gominola o una bebida azucarada pueden causar la misma caries que una comida de dos platos y postre.
Un atracón de dulce es perjudicial para mantener un peso adecuado o en el caso de los diabéticos porque puede desequilibrar su glucosa en sangre, pero no influye de manera relevante en la aparición de caries dental, ya que tiene un efecto limitado en el tiempo, y en el desarrollo de caries influye más la frecuencia con la que se consumen los dulces que la cantidad que se ingiere. El azúcar que ingerimos no es lo que puede desencadenar la aparición de caries, sino los restos que permanecen en la boca después de comer.

dulces salud dental

En lo relativo a la salud bucodental y la aparición de caries es peor picar pequeñas cantidades repetidas veces que un atracón de dulces

Cada vez que ingerimos cualquier alimento las bacterias de la placa dental fermentan los azúcares produciendo ácido láctico, que es lo que ataca a los dientes (los desmineraliza) y puede generar caries. La saliva es la que neutraliza lentamente ese ácido láctico en un proceso que dura horas, por lo que si picoteamos con frecuencia y no damos tiempo a que la saliva haga su trabajo, la acción del ácido se superpone y los dientes sufren mayor desmineralización.
Hay muchos factores, además de la predisposición genética, que pueden estar en el origen de la caries, que es un problema infeccioso y transmisible muy vinculado a una deficiente higiene bucodental, hábitos orales incorrectos.
Para reducir ese riesgo de caries es importante cepillarse bien, tanto los dientes como los aparatos si te estás sometiendo a un tratamiento de ortodoncia, después de cada comida o de ingerir cualquier alimento (sin importar la cantidad) o de tomar bebidas azucarada, sobre todo si se ha tomado algo dulce o pegajoso. Es necesario cepillar con pasta fluorada todas las superficies (no únicamente las de delante sino por detrás de los dientes) debajo de los alambres y también en la unión del diente con la encía. Al terminar es recomendable enjuagarse con el colutorio que te recomiende tu especialista.
Al comienzo de la caries no se ve un agujero ni una mancha oscura, sino que al principio es una mancha blanquecina que aparece en las zonas del diente donde se acumula la placa bacteriana, por lo que es difícil de distinguir para la mayoría de la gente y por eso conviene acudir a revisión periódica aunque no notemos ninguna molestia ni encontremos indicios de caries a simple vista. Si la caries se detecta a tiempo es fácil de tratar sin tener que empastar, al contrario que si esperamos a que la caries haya agujereado el diente.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.