Pasos para el correcto cepillado de la ortodoncia

Hemos hablado numerosas veces de la importancia de una buena limpieza bucodental para mantener la salud de la boca, especialmente cuando se lleva un tratamiento de ortodoncia, ya que hay que mantener muy limpios los dientes y los aparatos.
Es importante dejar claro que los aparatos de ortodoncia no causan caries, muy al contrario, ya que en algunos casos (por ejemplo los fijos) protegen la parte cubierta del diente con el sellado. Lo que sucede es que los aparatos pueden favorecer que los restos de comida queden atrapados y se forme la placa bacteriana. Hay que evitar que se acumule, pues, la placa ataca los dientes provocando caries, mal aliento, marcas en las piezas y problemas en las encías entre otras cosas.
Un cepillado meticuloso puede incluso, acortar el tiempo de tratamiento, ya que cuando las encías están inflamadas no se pueden ajustar los brackets, lo que obliga a posponer la cita hasta que baje la inflamación, lo que hace que la duración del tratamiento se alargue.
Hay que cepillarse después de cada comida, en particular si se ha tomado algo dulce o pegajoso. Al menos tres veces al día hay que limpiar bien los dientes y aparatos.
Eliminar todo indicio de placa o restos de comida atrapados entre los dientes y aparatos, utilizando el cepillo, la pasta y otros medios que recomiende el especialista que dirige el tratamiento (seda dental, colutorio…).
Hay que mantener siempre limpios los dientes y aparatos en la línea de las encías, o, de lo contrario, se inflamarán y dolerán, dificultando el cepillado.

La limpieza de la ortodoncia es el primer paso para un buen resultado

La limpieza de la ortodoncia es el primer paso para un buen resultado

Pasos para un buen cepillado:

– Lo ideal es comenzar cepillando la parte exterior de los dientes superiores de forma circular con pasta dental, 10 segundos por cada diente.
La forma adecuada de hacerlo es ir desde el último molar de un lado de la boca hasta el último molar del lado contrario.
– Después se debe repetir el cepillado circular en los dientes superiores (unos 5 segundos por cada pieza) pero cepillando únicamente la parte que está entre el bracket y la encía inclinando el cepillo en un ángulo aproximado de 45°.
– A continuación hay que repetir ambos procesos en los dientes inferiores.
– Después es necesario cepillar meticulosamente la cara oclusal de los dientes superiores y luego los inferiores.
– Cepillar luego la parte interna de los dientes superiores, en forma de barrido, desde arriba hacia abajo, (desde la encía hasta el borde del diente) varias veces por cada pieza tanto en dientes como en molares. A continuación proceder igual con los inferiores.
– Por último, tras cepillar los dientes, hay que hacer lo mismo con la lengua y el paladar.

Cepillarse los dientes después de cada comida es la única manera de prevenir la formación de placa y caries dental. Es necesario enjuagarse al terminar y comprobar que se ha hecho bien ante un espejo con luz adecuada. Si se han cepillado bien, brillarán dientes y bandas.

Fuente: SEDO 

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.