Ortodoncia y cirugía ortognática ¿Qué tienen que ver?

La cirugía ortognática permite solucionar los casos de falta de armonía facial, ya sea por motivos funcionales o estéticos. El objetivo de estas intervenciones es mover la mandíbula a una posición más adecuada, más estética, más funcional y más saludable a través de la combinación de dos la ortodoncia (que mueve los dientes hasta el lugar idóneo) y la cirugía maxilofacial (que mueve los huesos).
Las deformidades faciales se originan tanto por un exceso como por falta de crecimiento del hueso que forma la cara, lo que provoca un crecimiento anormal de éste. Esta alteración suele producirse durante la etapa del crecimiento, estabilizándose cuando somos adultos. Cualquier hueso facial puede verse afectado por esta alteración (nariz, pómulos, mentón, mandíbula…) creando una falta de armonía en la cara que puede afectar a la estética, pero también a su funcionalidad.
Las deformidades dentofaciales son muy frecuentes. Se estima que entre un 8 y un 12% de las personas tienen algún tipo de desequilibrio relacionado con los dientes y el rostro. Los más frecuentes son los de mandíbula pequeña y retrasada, mandíbula grande y adelantada, maxilar superior retrasado, mordida abierta, asimetría mandibular y maxilar superior alargado.

Foto instrumental quirúrgico

Algunos casos leves pueden operarse con anestesia local y sedación

Cuando un paciente adulto sufre una maloclusión grave por una malformación esquelética que no puede solventarse únicamente con ortodoncia dental necesita someterse a una cirugía ortognática. El ortodoncista debe realizar una minuciosa restauración de la armonía dento?alveolar antes de la intervención, ya que normalmente en estos casos los dientes están mal colocados y no encajarían una vez colocados los maxilares en su sitio. Incluso en los pacientes que requieren cirugía ortognática puede utilizarse brackets linguales si la persona que se está sometiendo al tratamiento opta por una ortodoncia invisible para que los demás no lo sepan.
Una vez realizado el tratamiento ortodóncico previo o pre-quirúrgico, ha de ponerse en manos de un cirujano maxilofacial para que le coloque los huesos en el lugar adecuado para que los dientes cierren correctamente para una buena función masticatoria y se consiga una correcta estética facial y dental proporcionando una bonita sonrisa.
Es importante ser conscientes de que la cirugía ortognática origina muchas modificaciones en las estructuras óseas de la cara, por lo que es particularmente importante que lo realicen buenos profesionales con experiencia y que estén especializados en tratar este tipo de maloclusiones dentales.
Cuando el paciente recibe el alta y regresa a casa debe visitar al ortodoncista para iniciar los ajustes que sean necesarios.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.