Ortodoncia invisible, ortodoncia estética ¿qué sistema escoger?

La ortodoncia lingual debe su auge a esos pacientes adultos que tienen algún tipo de problema de posición o de función de los dientes, pero que se resisten a ponerse ortodoncia si esto implica pasar un determinado tiempo con brackets. A raíz de esta demanda empezaron a desarrollarse sistemas de ortodoncia invisible para que sea imperceptible a los demás.
La ?ortodoncia? realizada en edad ?adulta? corrige el progresivo deterioro de la dentadura (ya que los dientes tienden a apiñarse con los años, sobre todo los inferiores), mejora su función alarga su vida útil y mejora su estética. De hecho, se estima que cerca del 80% de la población adulta tiene algún problema bucal, severo o leve, que debería ser tratado por un especialista. Todos los casos pueden solucionarse si son tratados por un especialista en ortodoncia adecuado y con experiencia, incluso en el caso de padecer deformidades severas.
Hace unos años era impensable corregir la posición de los dientes sin que los demás se enterasen y sin evitar el tener que llevar brackets durante meses. Por esta razón en la última década se han diseñado y perfeccionado diferentes métodos de ortodoncia invisible que han hecho que el número de pacientes adultos que se animan a realizarse un tratamiento de ortodoncia crezca. Los modernos aparatos correctores son cada vez más estéticos y se adaptan perfectamente al estilo de vida y las necesidades laborales de los adultos.

ortodoncia invisible adultos

El incremento de adultos que se someten a un tratamiento de ortodoncia ha impulsado del desarrollo de la ortodoncia invisible

¿Pero qué ventajas e inconvenientes tiene cada sistema de ortodoncia invisible?
Ortodoncia lingual. Los brackets linguales se instalan en la cara interna de los dientes, por lo que en la actualidad son la verdadera y única solución de ortodoncia totalmente invisible que evita tener que mostrar los brackets a los demás.
Alineadores transparentes
Las férulas termoplásticas transparentes están muy en auge por el número de famosos que las lucen en distintas publicaciones y actos públicos. Aunque no son realmente invisibles si son muy discretas y removibles. Esto significa que los pacientes deben llevar puestos los alineadores durante el tratamiento unas 20 horas diarias y retirarlas solo en momentos puntuales, como las comidas y la higiene dental diaria, pero el resto del tiempo deben llevarlas todo el rato. La ventaja es que en casos excepcionales se pueden extraer para acudir a eventos muy puntuales como una cita importante, una boda, o una fiesta muy especial.
Brackets cerámicos no son invisibles pero sí prácticamente imperceptibles y muy estéticos, ya que se trata de pequeñas piezas translúcidas que se colocan en la cara externa de los dientes, al igual que una ortodoncia tradicional pero que sólo se aprecian muy de cerca, especialmente si se les pone un arco de color blanco o transparente, como hacemos en las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.