Ortodoncia invisible, ideal para los adultos pero ¿Cuál es para mí?

Si ya eres adulto y tienes un problema de apiñamiento dental, maloclusión o quieres mejorar el aspecto de tu sonrisa no tienes por qué renunciar a ello sólo porque no te apetece que sepan que llevas ortodoncia.
Habitualmente se aprovecha la etapa comprendida entre los 8 y los 16 años, cuando el crecimiento óseo todavía no ha finalizado, para llevar a cabo tratamientos interceptivos ortopédicos u ortodóncicos. Es cierto que cuando aún se está produciendo el cambio de la dentición temporal por la definitiva resulta más sencillo guiar el crecimiento maxilar y potenciar la correcta funcionalidad de la boca, aprovechar los espacios existentes (o crearlos) para facilitar la correcta ubicación de los dientes. Pero eso no quiere decir que la ortodoncia no sea efectiva en los adultos. De hecho, cada vez está más extendido entre los mayores para alinear correctamente los dientes, conseguir una dentadura saludable y mejorar la imagen que proyectan a los demás.

Ortodoncia invisible para adultos en Santiago de Compostela y Ourense

La ortodoncia invisible permite mejorar el aspecto y la salud de tu sonrisa con la máxima discreción

En las Clínicas Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense aplicamos las últimas técnicas de ortodoncia invisible para ofrecer una alternativa a los que quieren lograrlo con la misma eficacia que la ortodoncia convencional, pero con la máxima discreción.
Somos especialistas en ortodoncia lingual (sistema INCOGNITO), que resulta completamente invisible para los demás. El motivo es que los brackets linguales se colocan en la cara posterior del diente, con lo que no se aprecian al sonreír, comer o hablar.
También ofrecemos una alternativa que elimina por completo el uso de brackets y los sustituye por un sistema de férulas transparentes que se cambian a medida que avanza el tratamiento. Es el famoso INVISALIGN, que está indicado en una gran cantidad de casos, y permite abordar con éxito tanto tratamientos sencillos como aquellos más complejos.
Las férulas resultan prácticamente imperceptibles a la vista y el paciente puede quitárselas para comer y cepillarse los dientes, lo que para algunos resulta más cómodo que la ortodoncia convencional.
Antes de optar por un sistema u otro es necesario realizar un estudio completo de cada caso a fin de determinar cuáles son las causas que están provocando la mala posición de los dientes y/o huesos maxilares, y así establecer el mejor tratamiento para corregirlas. Por eso te recomendamos que pidas cita en alguna de nuestras Clínicas de Santiago de Compostela y Ourense para que podamos recomendarte qué sistema es el adecuado para ti y para tus objetivos teniendo en cuenta siempre lo que es mejor para tu salud.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.