Ortodoncia infantil y deglución atípica ¿Qué tienen que ver?

Durante los primeros años de vida la acción de tragar (lo que llamamos deglución) es distinta al modo en que lo hacemos cuando somos adultos, pero hay casos en los que aparecen problemas derivados de la persistencia de una deglución infantil en edad madura, lo que se conoce como deglución atípica.

La deglución atípica es un hábito infantil que puede perjudicar la salud bucodental

La deglución atípica es un hábito infantil que puede perjudicar la salud bucodental

La deglución infantil viene determinada por la distinta morfología de la cavidad oral del recién nacido, que no tiene incisivos, de manera que para fijarla el neonato debe colocar la lengua entre ambos rodetes manteniendo así la dimensión vertical (que es la posición normal intrauterina). De esta manera queda un espacio anterior que se cierra con el pezón o el biberón cuando el bebé se alimenta, y con el labio inferior. El niño entonces inicia el movimiento de succión y no se producen movimientos peristálticos como ocurre en la deglución adulta. A medida que los dientes van saliendo y el niño comienza a masticar debe evolucionar hacia una deglución madura, ya que mantener el mecanismo de la forma infantil puede contribuir a la creación de maloclusiones.
La deglución atípica se produce por la colocación incorrecta de la lengua al tragar. La forma de hacerlo correctamente cuando somos adultos es colocando la lengua en el paladar al tragar, en lugar de ponerla hacia delante (hacia los dientes), que es lo que hace el niño con deglución atípica cada vez que deglute.
Estos son algunos de los posibles efectos de la deglución atípica en la boca de los pequeños:
– Mordida abierta anterior simétrica
– Protrusión de los dientes anterosuperiores y diastemas
– Problemas de incompetencia labial
– Problemas fonéticos
– Músculos de la masticación con hiperactividad

Éste es un hábito muy perjudicial para cuya corrección es conveniente la ayuda de un logopeda y que hay que tener en cuenta que a la hora de hacer una ortodoncia. Si la causa de la mala colocación de los dientes es una deglución atípica y no se trata, lo más probable es que a la larga haya una recidiva del tratamiento de ortodoncia.

En anteriores post ya os habíamos hablado de algunos hábitos infantiles que pueden perjudicar la boca de los niños:
– El chupete a partir del año es necesario retirarlo porque empieza a deformarles la boca. Si su uso se prolonga más allá de los tres años, puede deformar los dientes de forma irreversible.
– Mordisquear lápices o bolígrafos y usar los dientes para abrir bolsas o cortar etiquetas puede provocar fracturas dentales, luxaciones y movimientos.

– Morderse las uñas perjudica maxilares, dientes y los dedos, además de las posibles infecciones que puede acarrear.

– Respirar por la boca tiene varias consecuencias a nivel oral, entre las que destaca la compresión maxilar. El maxilar superior queda estrecho y muy profundo, y al cerrarse no lo hace de forma correcta con el maxilar inferior provocando maloclusión.

Como siempre os aconsejamos desde las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela, es conveniente que los padres sigan la evolución de sus niños mientras crecen, pero también que los lleven a revisión para que un especialista se asegure de que todo transcurre sin problemas y si no es así poder abordarlos de manera precoz.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.