Ortodoncia en el embarazo ¿Es aconsejable?

Cada día es más frecuente que las mujeres adultas jóvenes se realicen un tratamiento de ortodoncia para mejorar su sonrisa y la salud de su boca. Es por eso que cada vez coinciden más la voluntad de ser madre con la de someterse a un tratamiento de ortodoncia y muchas tienen dudas sobre si es posible hacerse un tratamiento ortodóncico mientras estás embarazada. No existe ningún problema importante que contraindique el tratamiento de ortodoncia, pero es necesario que nos comuniques que estás esperando un bebé para que no realicemos ninguna radiografía dental desde el momento que lo sepas, o desde el momento que empieces a intentar quedarte embarazada. En la Clínica de ortodoncia Pérez Varela tratamos a las mujeres en edad fértil buscando un hijo como si ya estuvieran embarazadas, porque pueden estarlo y no saberlo aún.

tratamiento de ortodoncia y embarazo

Comunica a tu especialista en ortodoncia si estás embarazada o piensas estarlo

Durante el embarazo los cambios hormonales provocan una mayor gingivitis (inflamación de las encías) que puede verse agravado por factores irritantes. El elemento que habitualmente crea mayor gingivitis es la placa dental. La aparatología de ortodoncia, debido a su mayor posibilidad de retención de placa, puede favorecer la aparición de agrandamiento gingival. Es por ello que durante el tratamiento con brackets es especialmente importante extremar la higiene bucodental si estás embarazada por la mayor predisposición a la inflamación de las encías.
En muchas ocasiones nos preguntan si las embarazadas pueden hacerse tratamientos dentales y siempre respondemos que la embarazada puede recibir el tratamiento dental que precise, pero durante el primer trimestre se suelen realizan sólo tratamientos de urgencia, ya que es durante el primer trimestre cuando se van a formar las estructuras principales, como el sistema nervioso central con el cerebro, el corazón y el sistema vascular, etc…
El segundo trimestre es el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, ya que no hay problema en utilizar anestesia local. Aquí volvemos a ver la importancia de informar del embarazo, ya que el especialista usará fármacos anestésicos que no afecten al bebé.
La Sociedad Española de Odontopediatría no recomienda el uso de óxido nitroso durante el primer y tercer trimestres del embarazo, ya que podría estimularse la musculatura uterina y favorecer la aparición de abortos espontáneos durante el primer trimestre, y la aparición de contracciones con riesgo de parto prematuro, durante el tercero. Es más, cuando hay antecedentes de partos prematuros debe evitarse el tratamiento dental durante los últimos meses.

Sin embargo, si estás embarazada y estás pensando en comenzar un tratamiento de ortodoncia es más aconsejable esperar a que nazca el bebé para hacer el estudio previo necesario para un correcto diagnóstico y planificación del tratamiento. Algunas de las pruebas, como los moldes de la boca, las fotografías de la cara y de los dientes y los registros de la mordida del paciente no implican ningún riesgo para la embarazada ni para el bebé, pero para algunos tratamientos (casos de cirugías ortognáticas, por ejemplo) puede ser imprescindible realizar pruebas complementarias, como radiografías, que no son tan aconsejables durante el embarazo.
De ser necesario el examen radiográfico para, por ejemplo, hacer un seguimiento de un tratamiento dental que ya se ha iniciado no te preocupes: El haz de rayos radiográficos no va dirigido hacia el abdomen y la cantidad de radiación que se produce es pequeña, por lo que podrán realizarse radiografías dentales poniendo un delantal de plomo que cubra la barriga y proteja al bebé.
Además, en el último trimestre del embarazo puede resultar molesto el permanecer sentada en el sillón del ortodoncista durante un período prolongado de tiempo, por ello recomendamos esperar a que nazca el bebé para iniciar tratamientos largos. Sin embargo, si estás haciéndote un tratamiento cuando te enteras de que estás embarazada no te preocupes, ya que el especialista tendrá cuidado de que la barriga no dificulte el retorno venoso de tus piernas.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.