Ortodoncia y deglución atípica, la colaboración con el logopeda

La deglución atípica es una disfunción oral que se caracteriza por un incorrecto posicionamiento de la lengua al tragar.
Hay varios factores que pueden favorecer la aparición de una deglución atípica:
– Respiración bucal.
– Succión del dedo.
– Pérdida los dientes anteriores temporales precoz. Los diastemas interincisales también provocan que la lengua se coloque en medio.
– Amigdalitis constantes en las que el niño, para no sentir tanto dolor en la garganta, coloca la lengua hacia delante de manera instintiva, originando el hábito nocivo.
– Desequilibrios en el control nervioso de la musculatura que afectan a los músculos de la masticación.
– Macroglosia, que dificulta el proceso de tragar.
– Lengua anquilosada que les impide tragar bien la comida.
– Alimentación mediante biberón cuando se es bebé.

deglucion atipica ortodoncia

Hábitos nocivos durante la infancia, como el de chuparse el dedo, pueden llegar a ocasionar deglución atípica

Cuando la deglución atípica afecta a la mordida provocando una maloclusión, suelen combinarse la ortodoncia y la logopedia para rehabilitar totalmente al paciente. El tratamiento ortodóncico resolverá el problema de mordida actuando sobre la anatomía del paciente, y el realizado por un logopeda buscará normalizar las funciones orales alteradas como la deglución, la respiración, etc.
Fue a raíz de la preocupación de los ortodoncistas por la reincidencia en la rehabilitación de las maloclusiones por lo que se comenzó a trabajar en colaboración con los logopedas para intentar reducir las presiones de la musculatura contra las estructuras óseas. El logopeda tratará de corregir el desequilibrio muscular orofacial, tratará de crear nuevos patrones musculares más adecuados al tragar o al hablar articulación de la palabra, tratando de eliminar los hábitos nocivos e incluso mejorar la estética del paciente.
Esta colaboración entre ortodoncistas y logopedas en los casos de deglución atípica puede tener tres etapas:

Intervención previa: La edad del paciente, la presencia de dentición mixta, una mordida abierta anterior o lateral o hábitos nocivos de succión pueden llevar al especialista en ortodoncia a otorgar prioridad al trabajo del logopeda para que éste actúe sobre la disfunción deglutoria. Esta intervención pre-ortodóncica es habitual, especialmente en los niños que por su escasa edad aún no pueden realizar una corrección de su mordida, pero tienen algún trastorno como: respiración bucal, deglución atípica, o malos hábitos orales como chuparse el dedo.
Intervención conjunta: El trabajo simultáneo del ortodoncista y el logopeda facilita el intercambio de información y la coordinación interprofesional, acorta los tiempos del tratamiento y garantiza óptimos resultados a corto, mediano y largo plazo, lo que es más beneficioso para el paciente.
Intervención posterior: cuando el logopeda actúa tras la retirada de los aparatos para verificar la correcta asunción de los patrones aprendidos anteriormente mediante la intervención previa y/o conjunta) se asegura de que no haya interferencias musculares y/o funcionales que afecten y predispongan a que se produzcan recidivas que se producen cuando las arcadas dentales del paciente vuelven al mismo estado que antes del tratamiento de ortodoncia. Este período es fundamental para la estabilidad de la oclusión.
El tratamiento post-ortodóncico del logopeda también será necesario en los pacientes con la mordida corregida pero que mantenga un patrón deglutorio incorrecto por no haber efectuado terapia previa o conjunta.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.