Mujeres y encías ¿Cómo afectan los cambios hormonales a su salud bucodental?

Desde este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense ya hemos hablado en alguna ocasión de que los cambios hormonales femeninos incrementan la posibilidad de infecciones gingivales. Es por eso que en la pubertad, durante la menstruación, al tomar anticonceptivos orales hormonales, en el embarazo o menopausia se debe prestar una atención especial a la salud de las encías.
Hay periodos concretos de la vida de la mujer que, por razones hormonales, sus encías van a estar más susceptibles a la inflamación y, por lo tanto, se eleva el riesgo de sufrir enfermedades bucales.
El embarazo es el momento vital de la mujer en el que deben más debe vigilarse la salud de las encías. Existen incluso patologías propias de esta situación, como la gingivitis gestacional o gravídica, que produce sangrado (a veces de forma espontánea, y otras incluso al masticar), predispone a padecer caries dental y a sufrir problemas infecciosos. Este tipo de gingivitis es muy frecuente, pero mantener una buena salud de las encías antes del embarazo contribuye a que no aparezca.
En casos esporádicos pueden aparecer formas tumorales, como el épulis o granulomas gingivales, que pueden desaparecer espontáneamente después del embarazo con un correcto control de la placa bacteriana, pero que en la mayor parte de los casos hay que eliminar con cirugía.
La importancia del estado de las encías durante el embarazo es tal, que una madre gestante con periodontitis puede tener hasta el triple de riesgo de tener un parto prematuro. Esto se debe a la liberación de sustancias oxitócicas 5 que influyen en la maduración cervical e inducen las contracciones uterinas. Por eso es recomendable la visita al especialista al inicio del embarazo de forma preventiva.

embarazo y salud bucodental

El embarazo es uno de los periodos vitales de la mujer en el que más debe vigilar sus encías

Pero el embarazo no es el único momento en que las encías de la mujer pueden sufrir especialmente. En la pubertad pueden aparecer signos de inflamación sin un aumento evidente en los niveles de placa bacteriana. La gingivitis puberal está asociada a los incrementos de las hormonas sexuales, estrógenos y progesterona, que ocurren alrededor de los 12 años. Los cambios hormonales producen un incremento de la circulación sanguínea en las encías que favorece una respuesta inflamatoria exagerada a la acción de las bacterias, siendo habitual el sangrado. Suele desaparecer tras la pubertad, al menos de forma parcial y sus síntomas pueden controlarse con una correcta higiene dental.

También algunas mujeres padecen gingivitis menstrual (las encías sangran y se ven inflamadas con tono rojo brillante e incluso con úlceras en los carrillos), que aparece justo antes de la menstruación y desaparece una vez que ésta comienza.
La toma de anticonceptivos orales también puede hacer sufrir las encías, ya que están compuestos por hormonas sintéticas similares a los estrógenos y progesterona que se asocian a un aumento de la inflamación de las encías. Si estos síntomas permanecen durante tiempo pueden provocar daños irreversibles en los tejidos que sujetan los dientes.
Durante la menopausia se reducen mucho los niveles de estrógenos, reduciendo el efecto antiinflamatorio de estas hormonas en la encía y de progesterona, lo que disminuye la densidad ósea y favorece la aparición de la osteoporosis. Los tejidos de la boca se ven alterados, produciéndose una menor secreción y cambios en la composición bioquímica de la saliva, así como desórdenes en la flora bucal. Es posible que en este periodo aparezcan trastornos periodontales como la gingivitis atrófica (con una palidez anormal), gingivoestomatitis posmenopáusica (encías brillantes y secas, sangrado fácil y color que varía entre pálido y rojizo) y malestar bucal, con sensación de quemazón, sequedad y mal sabor, que se conoce como el síndrome de boca ardiente.
En todos estos casos es fundamental el mantenimiento de unos niveles bajos de placa bacteriana. Como siempre insistimos en las Clínicas Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense es fundamental una adecuada higiene bucodental para todo el mundo, pero si llevas ortodoncia deberás prestar especial dedicación a las encías, ya que en algunos casos el cepillado puede verse dificultado. Extrema los cuidados, y si tienes alguna duda consúltanos y te aconsejaremos lo mejor en tu caso.
Fuente: Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.