Mejorar tu sonrisa puede ayudarte a triunfar profesionalmente

Si te gusta tu sonrisa la luces más, y eso te ayuda en tu trabajo y en tus relaciones con los demás. De hecho, recordamos mejor los nombres de las personas que sonríen. Un estudio con resonancia magnética funcional del Centro de Neurociencias Cognitivas de la Universidad de Duke (EE UU), demostró que nos acordamos más de los nombres de la gente sonriente. Esto se debe a que somos más sensibles a las señales sociales positivas. Nuestras neuronas espejo desean que recordemos a las personas que han sido amables con nosotros, en caso de que debamos relacionarnos con ellas en el futuro. Los procesos de la memoria pueden mejorar cuando recibimos una recompensa, y señales sociales como una cara sonriente suelen ser muy gratificantes para los humanos.
Ya existían investigaciones anteriores que demostraban que las caras sonrientes se identifican antes que otras expresiones faciales. Y que las personas que sonríen nos parecen más honestas, más atractivas y más amables (con independencia de que lo sean).
Es por eso que una abre caminos en las relaciones humanas interculturales, ya que es un gesto inconsciente que compartimos hombres y mujeres de todo el mundo y por eso la valoramos tan positivamente. De hecho, se sabe desde hace años que cuando el dependiente sonríe, las ventas aumentan.
Un nuevo estudio ha intentado profundizar en cómo la sonrisa y las emociones positivas de los empleados influyen en los clientes y, a la vez, cómo la retroalimentación incide en el estado de ánimo de los empleados.
Un experimento realizado por Eugene Kim y David Yoon en una tienda de ropa ubicada en Seoul y sus clientes demostró nuevamente que cuanto más positivos y sonrientes fueran los empleados, más agradables tendían a ser los compradores. Al final, tanto los clientes como los empleados se sentían satisfechos. De esto se deduce que la forma en la que un empleado inicia la relación con el cliente será determinante.

La relación entre la sonrisa y las ventas ha sido estudiada en numerosas ocasiones. Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Oxford reclutaron a 120 personas y las colocaron en pareja para que realizasen un juego donde debían compartir el dinero que ganasen.

Antes de que comenzara el juego, a cada persona se le mostró una foto de su futuro compañero. Mientras a algunos se les enseñó una imagen neutral, a otros se les mostró un rostro sonriente.

La imagen sonriente propiciaba una actitud abierta y cooperativa hacia el otro, ya que comprendemos la sonrisa como un signo de cooperación que nos hace bajar la guardia, aceptar al otro y mostrar colaboración. Una sonrisa nos hace iniciar una relación con buen pie y el efecto contagio hace que la otra persona también muestre buena predisposición.
Otro estudio desarrollado en las universidades de California y de Michigan mostraba imágenes de rostros neutrales durante la mitad de un segundo para que los participantes identificaran su género. Entre las imágenes, se mostraron durante 16 milisegundos (demasiado rápido para que pudiese ser captado conscientemente) rostros sonrientes o ceñudos. Además la habitación donde se proyectaban los rostros tenía una temperatura elevada que promovió la sed en las personas para al finalizar el experimento preguntarles si tenían sed y cuánto estarían dispuestas a pagar por una bebida. Las personas a las que se les mostraron los rostros sonrientes estaban dispuestas a pagar el doble por una bebida, en comparación con el grupo expuesto a las caras ceñudas.
Esto demostró que una sonrisa, la procesemos a nivel consciente o inconsciente, predispone a una actitud abierta y puede aumentar las posibilidades venta.

Sonreír aumenta las ventas

Los estudios demuestran que una sonrisa propicia una actitud más abierta y positiva

Y es que ya lo decía Charles Chaplin: “una sonrisa cuesta poco pero vale mucho”.
En las Clínicas de ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense podemos ayudarte a que te sientas orgulloso de tu sonrisa para que des a los demás lo mejor de ti.
Fuentes:
Kim, E. & Yoon, D. J. Why Does Service With a Smile Make Employees Happy? A Social Interaction Model. The Journal of Applied Psychology.
Winkielman, P. et. Al. Unconscious Affective Reactions to Masked Happy Versus Angry Faces Influence Consumption Behavior and Judgments of Value. Personality and Social Psychology Bulletin.
Sharlemann, J. et. Al. The value of a smile: Game theory with a human face. Journal of Economic Psychology.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.