Más de un siglo buscando métodos para evitar que los niños se chupen el dedo

Los padres y los odontólogos de hoy comparten una preocupación con los de hace más de un siglo: que los niños prolonguen demasiado en el tiempo el hábito de chuparse el pulgar puede generar complicaciones en su futura salud bucodental.
Cuando esta costumbre de succión del dedo se extiende más allá de los 4 años puede acabar provocando problemas de maloclusión, deformación del paladar, un desarrollo insuficiente del maxilar superior, un cambio de orientación de las arcadas dentarias y también trastornos del lenguaje.

evitar chupar dedo

En el museo de la Dental Care Association se conserva esta pieza de 1906 (Babe Mitts metal socks) para evitar que los niños prolongasen su succión del pulgar

Estos protectores para el pulgar datan de principios del siglo XX. Los anuncios que guarda el Museo de la British Dental Association evidencian que chuparse el dedo se veía como un hábito perjudicial que los padres deberían intentar que se eliminase, no sólo por los problemas en la boca que chuparse el dedo demasiado tiempo podría provocar, sino también porque, según esa publicidad podría ser ” desastroso económicamente”, si no corregirse lleva a necesitar tratamiento de ortodoncia.
Los tratamientos y trucos que se utilizan para combatir este hábito de chuparse el dedo demuestran que, aunque los aparatos y métodos pueden haberse modernizado la filosofía es esencialmente la misma. Hoy en día podemos encontrar productos con materiales mucho más actuales e higiénicos, como la silicona, o mucho más sencillos como una especie de guantes únicamente para el dedo pulgar que se tejen en punto de distintos colores, que se sujetan a la muñeca con una especie de pulsera. Los trucos de las madres también han evolucionado, pero siguen en la misma línea que en el artículo del Daily Express de 1937 que sugería : “envolver el dedo pulgar del bebé con cinta adhesiva hasta que adquiere las proporciones de una pelota”
Algunos métodos para modificar el comportamiento infantil de chuparse el dedo, en sí, han variado muy poco. Por ejemplo, utilizar líquidos de sabor amargo que vaya reduciendo el hábito es un método que usan hoy en día los padres, pero que también se usaba hace casi un siglo, como demuestra el anuncio de la solución “Mordedura X” de 1920.

publicidad antigua chupar dedo

Antigua publicidad de distintos remedios para evitar que los niños se chupen el dedo

Desde la perspectiva actual los aparatos y técnicas usadas hace un siglo para intentar combatir la succión del dedo pueden parecer absurdos, pero hay que tener en cuenta que también hoy en día se pueden encontrar tratamientos extravagantes como CDs que prometen eliminar este hábito que preocupa a padres y a dentistas mediante hipnosis.

Fuente: Dental Care Association. Museum

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.