Los riesgos de los Grills, joyas en los dientes

Las fundas de oro y diamantes para los dientes, o incluso metales o brillantes incrustados en las piezas dentales se consideran un símbolo de estatus y riqueza en el mundo del hip-hop desde la década de los 80.

Grillz Kate Perry

Kate Perry sorprendió a los fotógrafos posando con un grillz

Ahora se han convertido en la última excentricidad de los famosos norteamericanos como Rihanna, Miley Cyrus, Miranda Kerr o Madonna, que apareció con sus dientes enfundados en oro en la inauguración de su gimnasio de lujo en Roma. Unos días más tarde, Kate Perry posaba en la gala de los MTV Music Awards con sus dientes repletos de brillantes.

grill dental Ryan Lochte

Ryan Lochte es muy aficionado a lucir diferentes grills cuando sube al podio

Un caso particular es el nadador Ryan Lochte, que apareció en la prensa de todo el mundo con toda la dentadura recubierta de piedras preciosas rojas, azules y blancas formando la bandera estadounidense tras ganar su medalla de oro. Este retenedor dental llamó particularmente la atención, aunque no era la primera vez que Lochte lucía joyería dental, ya que ha aparecido con grills (también llamados grillz) en la mayoría de las ceremonias en las que ha recibido un premio. Según él los usa cuando sube al podio como forma de demostrar a los demás su personalidad.
Lo cierto es que ya algunas tribus americanas se decoraban los dientes con pedrería que se colocaba sobre perforaciones que se hacían sobre ellos con métodos muy rudimentarios.
En la actualidad la mayoría se diseñan a medida gracias a una impresión dental para usarlas como un retenedor o prótesis removible. Si no encaja bien, podría forzar la posición de la mandíbula y provocar daños en las articulaciones, por lo que es muy arriesgado colocar una de estas fundas sin la supervisión de un odontólogo. Aún más peligrosas para la salud bucodental son aquellas que, ni están hechas a la medida de tu dentadura, ni fabricadas con materiales homologados, sino que son fundas standard con pinzas a los laterales para sujetarse a los dientes.
También hay quien los pega a los dientes con adhesivos permanentes o material de empaste. En ese caso, para colocarlas hay que raspar la superficie del diente para que encaje y esto provoca mucho desgaste.
Los grills alteran la morfología de la pieza dental, ya que se trata de estructuras invasivas y agresivas tanto para los dientes como para las encías.
Además, dificultan el correcto cepillado y aumentan el riesgo de padecer caries, ya que hacen que quede retenida la placa dental. Los metales además, pueden causar alergias o irritación. Si al quitarlos no se limpian bien, se acumulan microbios en los poros del metal y al volver a colocarlos sobre la superficie del diente liberan acido y lo descalcifican.
Desde la Clínica de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense os recomendamos que antes de seguir este tipo de tendencias que afectan a la salud bucodental consultéis a un buen especialista, ya que ninguna moda debería suponer un perjuicio para la salud.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.