Los niños deben vigilar su salud bucodental a partir de su primer cumpleaños

Muchos padres desconocen cuál es el momento de llevar por primera vez a sus hijos al dentista ¿Sólo cuando aparecen síntomas evidentes como la caries? Preservar la salud bucodental de los niños es muy importante para su futuro bienestar, y hay que hacerlo a partir de su primer año de vida.
“Para que los pequeños crezcan sanos es fundamental una buena salud oral” recuerda el Presidente de AESOR, el Doctor Pérez Varela “hay que cuidarlos detectando las enfermedades antes de que se manifiesten y eso conlleva una visita temprana al especialista, pues hay cosas que sólo él podrá advertir. Deben tener un cuidado bucal continuo y completo desde su primer cumpleaños”, aconseja.
Esos primeros contactos con el dentista suelen centrarse en la prevención explicando a padres e hijos cómo mantener unos buenos hábitos que contribuyan a evitar patologías. “Se examinan los dientes, las encías, la parte superior de la boca y la forma mandíbula para, por ejemplo, detectar de forma precoz las maloclusiones que pueden provocarle problemas más complejos si no se trata convenientemente”, explica el Doctor Pérez Varela.

También es importante una buena alimentación para que la dentadura crezca sólida

También es importante una buena alimentación para que la dentadura crezca sólida

Desde AESOR advierten que esos primeros cuidados son tan importantes como los posteriores, pero no se les presta la atención suficiente. “Cuidar los dientes de leche y mantener la boca limpia y sana contribuye a controlar las bacterias que provocan la caries y las cavidades en las piezas dentales” añade el Doctor Pérez Varela “una infección un diente de leche expone a la dentadura permanente, que está debajo de la de leche, a problemas futuros e incluso malformaciones. Esas primeras piezas sirven de guía para que la dentadura permanente se coloque correctamente en la boca”, de ahí la importancia de que un especialista se asegure de que todo transcurre bien. Según el Doctor Pérez Varela, que es de los pocos profesionales españoles que ha obtenido todas las certificaciones clínicas nacionales e internacionales “solucionar un problema sencillo a tiempo supone un ahorro a largo plazo, en términos económicos y biológicos, al no tener que recurrir a operaciones más complicadas a posteriori para solventarlo. Lo ideal es la prevención para corregirlo ante el primer indicio”.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.