Los mayores de 65 años descuidan su salud bucodental, según un estudio de la USC

Los dientes y la boca envejecen. Del mismo modo que la piel se arruga o el pelo suele volverse cano, las personas mayores experimentan cambios orales que afectan a su estado de salud bucodental. Esto repercute en su salud general y también en su calidad de vida. Es en ese periodo vital cuando más se deben extremar los cuidados orales, ya que las patologías bucodentales son más frecuentes por el envejecimiento dental. Sin embargo, una investigación en la que ha participado la Universidad de Santiago de Compostela revela que la población española a partir de los 60 años es la que menos se preocupa por la higiene dental y sólo el 40% de ellos acude a revisión al dentista cada seis meses.
Los autores del estudio apuntan también que uno de los motivos puede ser que se asume que a determinada edad son inevitables ciertas dolencias. También la falta de fuerza y dinamismo propios de la edad hace que tiendan a abandonar ciertos hábitos como lavarse los dientes.

salud oral viejos

La pérdida de vitalidad hace que les suela dar más pereza ciertas rutinas como el cepillado dental

A esa edad es frecuente una mayor presencia de caries que puede estar causada por la desmineralización del diente debido a los ácidos de la placa bacteriana. La retracción de las encías hace que la raíz del diente se vea más y eso puede agravar la sensibilidad dental.
De las patologías bucodentales asociadas al envejecimiento destaca la enfermedad periodontal, que aparece principalmente a partir de los 40 años y cuyas primeras señales de alarma son el sangrado o inflamación de las encías, la halitosis o el mal sabor de boca.
Por otra parte, el 20% de las personas mayores ya ha perdido más de la tercera parte de su dentadura. Esto se debe a que con el paso del tiempo, se retraen las encías, y esto deja al aire la raíz del diente, con lo que éste pierde sujeción y puede llegar a caerse. La pérdida de dientes perjudica la salud de quienes la padecen, pero también en su vida cotidiana, ya que suele afectar a las digestiones, al habla y también a las relaciones sociales.
El uso incorrecto de las prótesis y una mala higiene oral puede favorecer la acumulación de placa bacteriana bajo las prótesis dentales, lo que contribuye al mal aliento y a la aparición de sarro. Pero además una prótesis mal adaptada, además de dificultar el habla y la masticación, puede irritar la mucosa bucal.
Otro factor que contribuye al empeoramiento de la salud bucodental, además del envejecimiento en sí mismo, son ciertas enfermedades como diabetes, afecciones cardíacas o cáncer, ya que aumentan el riesgo de desarrollar ciertos problemas orales.
Es por ello que las personas mayores deben acudir a revisiones odontológicas cada seis meses, extremar el cuidado de su boca para mantener una buena salud bucodental, pero también para prevenir. También deberían asegurarse de que están usando correctamente las prótesis dentales y estar atentos a los cambios anormales en la boca para que el dentista pueda descartar problemas graves.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.