Que los dientes no encajen bien puede originar contracturas musculares en cuello y espalda

Se calcula que el 80 por ciento de la población española sufrirá dolor de espalda alguna vez en su vida por diversos motivos. Uno de ellos puede estar en la boca. De hecho, un 30% de los dolores musculares de cuello y espalda se deben a una mala mordida.
Para comprender la influencia de la posición dental en algunos problemas de salud es importante recordar que en la cabeza, además de la masticación, se realizan un gran número de la funciones independientes como la audición, la respiración, deglución, olfato, visión, equilibrio… cualquiera de ellas puede verse alterada por el sistema masticatorio ya que todos los órganos que las realizan, están a nivel nervioso conectados y ubicados en la cabeza. Por ejemplo, una alteración en la respiración puede afectar al desarrollo en el tamaño y forma de los arcos dentales provocando apiñamiento dental.
Cuando la mandíbula cambia de lugar a causa de una malposición de los dientes, genera una respuesta muscular que causa contracturas o tensión en la musculatura del cuello o de la espalda.
El problema en la articulación temporomandibular (la que une la mandíbula con el resto del cráneo) puede originar dolores de cabeza por la tensión o incluso vértigos, zumbidos, dolores de oído, dolor de cuello y dolor dental.
El dolor de cabeza de origen dental proviene de la inflamación de la unión entre la mandíbula y el cráneo (ATM). Ese dolor causado por la inflamación y contractura muscular originada por la masticación, el apretamiento o el bruxismo puede llegar a ser tan severo que se irradia al resto del cráneo, puede bajar hasta el cuello y prolongarse hasta la espalda. Si a esto se le suma el estrés, el problema se agrava, ya que genera una tensión muscular masticatoria que produce el bruxismo (apretamiento o rechinamiento dental).

mala mordida contractura

Una gran parte de la población sufre dolores de espalda, cabeza o cuello cuyo origen está en la boca

Para corregir estos problemas hay que acudir a un especialista en ortodoncia para que haga un diagnóstico y decida el tratamiento más adecuado (férulas de descarga pueden resolver algunos casos, ortodoncia, y en algunos casos la cirugía ortognática).
De no resolverse, aumentará el dolor muscular localizado en el cuello y en la espalda, pero también puede producirse un chasquido de la mandíbula al comer o bostezar.
Las principales asociaciones ortodóncicas del mundo, entre ellas la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) que preside el Doctor Pérez Varela, recomiendan que los niños sean revisados por un ortodoncista a los 6 años (7 como mucho) para diagnosticar a tiempo las maloclusiones. Así podrá tratarse de manera precoz con ortopedia dentofacial, ahorrando muchos problemas en la vida adulta y tratamientos más costosos y complejos.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.