Las retenciones, clave para mantener la sonrisa después de la ortodoncia

Los dientes se mueven a lo largo de toda la vida, y con los años tienden a apiñarse, por lo que si no se utilizan los aparatos retenedores que te indicará tu ortodoncista al terminar el tratamiento de ortodoncia es posible que vuelvan a su sitio, ya que los dientes después de moverlos tienen una tendencia natural a volver a su posición inicial.
La retención es el mecanismo que mantiene los dientes en su posición estética y funcional fijada por el ortodoncista tras finalizar el tratamiento y se usa para mantener los resultados obtenidos y así evitar la posterior recidiva (la reaparición del problema que llevó a iniciar el tratamiento). Es la última fase del tratamiento, pero no por ello menos importante. Sirve para consolidar la posición dental y mejora de la oclusión obtenidas tras la ortodoncia. Su papel podríamos compararlo con la colocación de una escayola tras la fractura de un hueso: se inmoviliza hasta conseguir su fijación total.
En esta fase de retención el paciente ha de llevar unos aparatos (que pueden ser removibles o fijos) que mantienen los dientes en la posición correcta tanto tiempo como el ortodoncista indique. Es importante para la estabilidad a largo plazo de los resultados obtenidos y también es necesario que los pacientes que acudan a revisiones periódicas tras finalizar el tratamiento.

ortodoncia retenedores

Si al terminar tu tratamiento de ortodoncia no usas los retenedores tal y como te indique el especialista correrás el riesgo de tener que volver a iniciar el proceso

El retenedor está diseñado especialmente para el tratamiento de ortodoncia, por ello se debe tanto tiempo como indique el especialista y siguiendo sus consejos para que sea eficaz. El objetivo es controlar el movimiento de los dientes, para evitar que se muevan y que se estropee el resultado obtenido después de tantos meses de tratamiento.
Lamentablemente los ortodoncistas oímos muchas excusas por no haber usado los retenedores recomendados: en unos casos pérdida, en otros que no les apetecía llevarlos tras tantos meses poniéndose aparato… pero lo cierto es que no llevar la retención tal y como indica el especialista puede implicar un re-tratamiento, es decir, tener que volver a corregir el problema que llevó a iniciar el tratamiento de ortodoncia.
Si se rompen o pierdes los retenedores llama inmediatamente a la clínica para seguir teniendo esa bonita sonrisa. Recuerda que los dientes se mueven a lo largo de toda la vida, por lo que si quieres mantener tu sonrisa perfectamente alineada durante toda la vida deberás llevar un retenedor para dormir.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.