Las caries en los dientes de leche podrían acabar provocando una maloclusión

La caries es la enfermedad dental más habitual entre los preescolares españoles. Así lo demuestra un estudio recientemente publicado, según el que más de la mitad de los niños entre 4 y 13 años en España ha tenido algún problema oral durante el último año.

Los nuevos hábitos alimenticios, entre los que destaca un elevado consumo de azúcar y comida procesada (que, aunque parezca salada, también lo contienen) han propiciado un incremento de la caries infantil. Hoy se sabe que la relación entre las caries y el azúcar es directa, y se considera que este problema dental es un desequilibrio de la flora intestinal causado por la ingesta de azúcares.

Mucha gente piensa que la caries en los dientes de leche no es importante porque se caerán, pero también es peligrosa porque, cuando la infección progresa hasta la raíz del diente, se forman abscesos que afectan a la posición del diente definitivo y predisponen la aparición de una maloclusión y problemas de mordida.  Y es importante destacar que la caries evoluciona mas rápido en la dentición temporal.

Así, podríamos generalizar que las caries en los dientes de leche nos predisponen a tener numerosas caries y problemas en la dentición permanente durante la edad adulta.

ortodoncia infantil

La caries infantil es muy frecuente, y tiene mas repercusiones sobre la salud oral de lo que la mayoría de los padres creen

A veces las caries son difíciles de detectar por parte de los padres, porque, en ocasiones no causan dolor, aunque en algunos casos puede verse una decoloración de los surcos de los dientes o manchas blancas. La Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP) aconseja que la primera visita al dentista se realice en el primer año y que después se lleven los niños a revisiones anuales. También es fundamental inculcarles buenos hábitos de higiene oral desde muy pequeños, evitar los dulces, darles alimentos duros que les obliguen a masticar para desarrollar adecuadamente las estructuras bucodentales (como manzanas, zanahorias…). La masticación enérgica también favorece la salivación, lo que protege a los dientes de las bacterias.

En algunos casos también se puede producir un tipo de caries que afecta a los bebés, que se conoce como caries de la primera infancia (CPI), caries del biberón, caries del lactante o caries rampante. La Asociación Española de Pediatría desmiente el mito de que la leche materna sea la responsable de ese tipo de caries. Suele aparecer en los bebés que hacen un uso continuo de leche y utilizan el biberón como método para dormir o si, con la lactancia a demanda, no se le limpia la boca tras cada toma nocturna. La leche en sí (ni la materna, ni la del biberón) tiene nada que ver en ello, sino la falta de higiene posterior, ya que al dormir producimos menos saliva y se es más vulnerables a la aparición de caries. Este tipo de caries es muy perjudicial, pues avanza muy rápidamente y puede llegar a causar la pérdida del diente afectado.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.