La salud bucodental se ve perjudicada por el actual estilo de vida

Los hombres del Paleolítico no padecían problemas de encías, caries, ni maloclusión, a pesar de la nula higiene bucodental y de la dureza de las condiciones de su corta vida que empeoraba considerablemente si perdían dientes , por el contrario, más del 99% de la población actual padece o padecerá alguna enfermedad oral. Esta paradoja pone de manifiesto que comprender la evolución de las conocidas como enfermedades de la civilización resulta fundamental para hallar nuevas formas de prevención y de tratamiento y permite explicar qué provoca dos nuevas patologías traumáticas mecánicas.
Las enfermedades orales comienzan aproximadamente en el neolítico, con el nacimiento de la civilización que ha mejorado las condiciones de vida pero ha deteriorado la salud bucodental.
Uno de los motivos de este empeoramiento de la salud oral es la evolución de la alimentación humana, ya que al cocinar los alimentos desaparece la presión selectiva sobre la eficacia masticatoria, lo que lleva a la degeneración genética y funcional de nuestra dentición. Además, las bacterias hallaron en los seres humanos anfitriones atractivos, dando lugar a las condiciones idóneas para el desarrollo de enfermedades infecciosas como la caries.
También ha influido que nuestro organismo está preparado para ingerir azúcares y grasas que en el pasado eran necesarias la supervivencia tomándolas de manera limitada, ya que antiguamente el azúcar, por ejemplo, solo se obtenía ingiriendo frutas, y en actualmente hay un exceso de consumo de azúcares refinados.

salud dental alimentacion

La dieta actual es rica en azúcares refinados

La actual dieta civilizada blanda, no abrasiva y muy nutritiva sumada a otros factores, como el uso de cubiertos para comer o la disminución de la lactancia materna deviene en una falta de desarrollo óseo y muscular que se materializa en una disminución del volumen de los maxilares o la retención de las muelas del juicio.
Dos problemas de oclusión característicos de la sociedad actual, como el trastorno de la articulación temporo-mandibular o el síndrome músculo temporal (SMT), son trastornos que se originan cuando la falta de desarrollo de los maxilares provoca una falta de espacio para que la mandíbula y su musculatura se muevan libremente al masticar o hablar, sin atascarse, golpearse o limitarse.

Fuente: Sociedad Española de Odontología Preventiva (SESPO)

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.