¿Cuál es la relación entre el tabaco y la pérdida de dientes?

Desde este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Ourense y Santiago de Compostela, queremos sumarnos a la iniciativa de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración y el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) de promover que las consultas de odontología colaboren en la lucha contra el tabaco.

Estos dos organismos elaboraron recientemente un informe sobre Cesación Tabáquica y Salud Bucal. En él se destaca la relación entre fumar y la aparición de lesiones en las mucosas, el cáncer oral, las enfermedades periodontales y los problemas en los implantes.

El tabaco causa importantes perjuicios a toda la salud general, pero al fumarlo, el primer punto de contacto con el organismo es la boca.  Y por ello es en la cavidad oral donde se manifiestan los primeros problemas.

Desde luego, el cáncer oral es la consecuencia más grave de todos los daños que ocasiona, así como su vinculación con otras lesiones potencialmente malignas de la mucosa oral. En concreto el efecto del tabaco sobre el cáncer oral es mayor en los considerados “grandes fumadores” (más de 2 cajetillas diarias), que son un 85 por ciento de los casos. Y el riesgo se incrementa a medida que aumenta la cantidad de cigarrillos fumados. La zona posterior lateral de la lengua y el suelo de la boca es donde más afecta el hecho de fumar en la cavidad oral.

salud oral tabaco

El tabaco tiene numerosas consecuencias sobre el empeoramiento de la salud, pero muy especialmente en la cavidad oral

Pero, además, fumar favorece los problemas de las encías, perjudica la respuesta al tratamiento periodontal y perjudica la colocación de implantes. Estas consecuencias pueden desembocar en la pérdida de piezas dentales. Según este informe, los fumadores tienen entre 2,5 y 6 % más riesgo que el resto de la población de perder los implantes dentales. En concreto, las personas que fuman antes o después de la colocación de dichos implantes tienen entre un 35 y 70 por ciento más de riesgo de que una respuesta negativa.

Y es que el tabaco favorece el estado proinflamatorio vinculado a la enfermedad periodontal, altera las barreras naturales que ayudan a combatir la infección y daña las células epiteliales orales.

Con este informe, la SEPA quiere que los profesionales de la salud oral contribuyan a prevenir el tabaquismo divulgando la relación entre el hábito de fumar y los problemas de salud bucodental. Por ello queremos insistir de nuevo en la importancia de que los fumadores abandonen el tabaco, y, desde luego, que no se inicien los no fumadores.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.