La ortodoncia y la cirugía ortognática podrían haber solucionado el prognatismo que acomplejaba a Carlos V

El prognatismo es una deformación de la mandíbula que hace que ésta (la parte superior o la parte inferior) sobresalga del plano de la cara. Puede causar una oclusión dental defectuosa, es decir, que al cerrar la boca no encaje bien, lo que suele ocasionar problemas para hablar, morder y masticar. Suele tener un origen hereditario y da a las personas una apariencia de mal humor o enfado.
Numerosos retratos de Carlos V ponen de manifiesto su prognatismo, una deformación que, según algunos historiadores le acomplejaba. Hay incluso constancia de que prefería comer solo para evitar que los demás pudieran ver las dificultades que tenía para masticar.

prognatismo Carlos V

Éste es uno de los retratos que dejaron constancia de la protuberante mandíbula de Carlos I de España y V de Alemania

Así lo describía a los 25 años el embajador veneciano Gaspar Contarini:
<<Tiene los ojos ávidos, el aspecto grave, pero no cruel ni severo; ni en él otra parte del cuerpo se puede inculpar, excepto el mentón y también toda su faz interior, la cual es tan ancha y tan larga, que no parece natural de aquel cuerpo; pero parece postiza, donde ocurre que no puede, cerrando la boca, unir los dientes inferiores con los superiores; pero los separa un espacio del grosor de un diente, donde en el hablar, máxime en el acabar de la cláusula, balbucea alguna palabra, la cual por eso no se entiende muy bien>>.

prognatismo Carlos V

Un tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía ortognática podría haber solucionado el prognatismo que acomplejaba al Emperador

Hoy en día la ortodoncia puede solucionar este problema, y en los casos más complejos con un tratamiento combinado de cirugía ortognática y ortodoncia. Unos tratamientos ortodóncicos que no existían en la época en la que los miembros de la Casa de los Austria gobernaron España y que podrían haberle evitado numerosas anécdotas que recogen los historiadores a causa de estas mandíbulas exageradamente prominentes. Sin embargo no recurrieron a ninguna solución médica y trataron de ocultar este defecto con el uso de la barba.

maloclusión Carlos V

A pesar de ocultarlo tras la barba, el prognatismo de Carlos V le hacía tener la boca permanentemente semi-abierta

Aunque su padre Felipe I y su abuelo Maximiliano I de Alemania ya tenían un prominente mentón, es el de Carlos V de Alemania y I de España el que fue más notorio, hasta el punto de que en los países anglosajones el prognatismo se conoce como «the Habsburgo Jaw» debido a la controvertida popularidad de Carlos V en las islas británicas por sus problemáticas relaciones con Enrique VIII. La mayoría de los cronistas de la época destacaban entre sus características físicas su mentón «que parece postizo». Según los cánones de la época se consideraba un hombre apuesto con fama de mujeriego , aún así su prognatismo le ocasionó numerosos inconvenientes, como el hecho de tener que aparecer siempre con la boca medio abierta, articular de forma defectuosa (signo patológico del habla conocido como disartria) y a sufrir grandes dificultades para la masticación de los alimentos.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.