La ortodoncia te ayuda a parecer más joven

Nuestra sonrisa nos puede rejuvenecer… o echar años encima.
Los dientes, al igual que el resto de nuestro organismo, están en evolución toda la vida, por eso nuestra boca también muestra los signos de la edad.
Con el paso del tiempo los dientes tienden a apiñarse, sobre todo los inferiores, y ése es uno de los motivos por los que en la actualidad muchos adultos se realizan un tratamiento de ortodoncia para volver a alinearlos. En unos casos por un motivo puramente estético, y en otros porque el apiñamiento dental es muy severo y les ocasiona problemas de mala oclusión. Para solucionar unos dientes torcidos o apiñados puede recurrirse tanto a la ortodoncia invisible (ya sea ortodoncia lingual o férulas transparentes) como a los brackets convencionales, ya que ambos sistemas son igualmente eficaces.

A partir de los 40 años empiezan a hacerse visibles los cambios y los problemas que origina el envejecimiento propio de los tejidos y las estructuras bucodentales.
Cuidar la salud de nuestra boca, prestando especial atención a nuestras encías, nos ayudará a conservar nuestros dientes naturales durante toda la vida.
Aunque cada vez son menos frecuentes en nuestro país las personas mayores con falta de dientes (el llamado endentulismo) todavía quedan personas que pierden piezas dentales y no las reponen inmediatamente.
La pérdida de piezas dentales provoca una serie de consecuencias sobre el resto de nuestra sonrisa:

– La boca pierde su forma original volviéndose más recta
– Se forman bolsas en los laterales
– Aparecen grietas y fisuras en las comisuras de los labios
– Los labios se vuelven finos y aplanados
– El mentón se vuelve puntiagudo
– Pude derivar en una maloclusión

Envejecimiento dental

Unos dientes blancos y alineados son fundamentales para tener un aspecto joven y sano

Estas son algunas de las modificaciones que la edad origina en nuestra apariencia facial:

– En el color: Con el tiempo el esmalte se vuelve más traslucido, lo que hace aparecer la dentina más interna, tornándose una coloración más intensa. Con el paso de los años las piezas cambian progresivamente de todo. Este proceso natural se agrava con la ingesta de café, té, tabaco, bebidas gaseosas, condimentos o colorantes, entre otros hábitos.

– En su forma: La parte superior y más picuda de los dientes (cúspides) se van desgastando y aplanando, hasta llegar a perder totalmente el esmalte.

– Diversos cambios en la encía, como el llamado retroceso gingival que va exponiendo el cuello dental, o el adelgazamiento del epitelio, la superficie se va volviendo más opaca (menos brillante), o las rugosidades menos acentuadas.

Hoy en día, tanto los tratamientos ortodóncicos como los de estética dental, buscan conseguir naturalidad, una armonía que parezca natural, huyendo de la excesiva perfección que resulte artificial. Si con el paso del tiempo has perdido piezas dentales o tus dientes se han descolocado consúltanos en nuestras Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela u Ourense.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.