La ortodoncia puede ayudarte a reducir el desgaste dental

Cuanto mayores nos hacemos, más se desgastan nuestras piezas. A grandes rasgos podríamos decir que a dentadura de una persona mayor se caracteriza por el desgaste de los dientes (que forman una línea recta), mientras que los dientes de una persona joven tienen curvatura. Con el paso de los años se van desgastando y la línea de la sonrisa va descendiendo, por lo que los dientes superiores cada vez se ven menos, y los inferiores cada vez más.
De hecho, hoy en día, cuando se reconstruyen piezas dentales no se intenta conseguir que la superficie de los dientes quede lisa, sino con una ligera curvatura y que los dos centrales sean ligeramente más largos que los laterales. Se hace de este modo porque así suelen ser los dientes de los niños. Según nos vamos haciendo mayores y los usamos se van desgastando. El desgaste hace que queden lisos y seguidos, y esta erosión es, en general, signo de envejecimiento.
El desgaste dental puede ser consecuencia del envejecimiento, pero también se puede ver agravado por hábitos o problemas como el bruxismo, el estrés o por un cepillado incorrecto (normalmente a causa de un cepillado horizontal fuerte unido a dentífricos abrasivos). Una maloclusión también puede afectar al desgaste, por el roce entre los dientes ocasionado por los movimientos circulares de las mandíbulas.

erosion dental

La edad desgasta la dentadura, pero también ciertos hábitos y problemas como el bruxismo

El desgaste dental es un problema que afecta a la mitad de la población y que se caracteriza por la pérdida gradual del esmalte que recubre y protege la dentadura.
Estas son algunas consecuencias del desgaste sobre la dentadura:
– Favorece la aparición de manchas. También altera el color y el brillo de las piezas dentales.
– Hace que los dientes se debiliten, aumentando las posibilidades de que se rompan.
– Provoca la aparición de mellas en el borde superior.
– Incrementa el riesgo de pérdida de piezas dentales.
– Deja al descubierto la dentina, lo que favorece la sensibilidad dental al frío al calor…
– Aumenta la probabilidad de aparición de infecciones orales y problemas de las encías.
El desgaste dental puede ser fisiológico (como consecuencia de la edad) o de tipo patológico. Puede ser una consecuencia de una mala posición de los dientes que, con el paso del tiempo, van erosionándose al rozar (sobre todo los inferiores).
La abrasión es un tipo de desgaste que en muchas ocasiones se debe al efecto de los jugos gástricos (reflujo gástrico), algunos medicamentos o ciertos alimentos (especialmente los ácidos) sobre el esmalte de los dientes.
Para evitar consecuencias graves del hábito o del desgaste dental producido por ciertos hábitos el ortodoncista puede recomendar la colocación de una férula de descarga.
Algunos consejos para evitar el desgaste dental:
-Que un odontólogo te revise la boca regularmente para detectar precozmente cualquier indicio.
-Que un ortodoncista verifique tu mordida es correcta para evitar que se acelere el desgaste de las piezas.
– Cepíllate bien los dientes, usando dentífricos que protejan el esmalte (y que no lo erosionen).
– Evita las bebidas y alimentos ácidos. Cuando los consumas, bebe a continuación agua y espera por lo menos una hora antes de cepillarte los dientes.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.