La OMS recomienda reducir el consumo de azúcar (y no únicamente por sus repercusiones en la salud bucodental)

Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que adultos y niños reduzcan su ingesta diaria de azúcar a menos del 10% del total de calorías que consumen al día. Es decir, si de media un adulto debe tomar unas 2.000 calorías diarias, solo 200 deberían ser azúcares. Doscientas calorías representan unos 50 gramos de azúcares, lo que corresponden a una cantidad de doce cucharaditas.
Para los niños, se recomienda de media una ingesta de 1.500 calorías, por lo que deberían ingerir un máximo de 37 gramos, unas nueve cucharaditas.
Estas nuevas recomendaciones de la OMS van más allá afirmando que una reducción aún más estricta, al menos del 5% –un equivalente a 25 gramos, unas seis cucharaditas por día, en una dieta de 2.000 calorías–, supondría ventajas adicionales para la salud.
Según el informe de la OMS, el 10 % de las muertes en el mundo son causadas por una dieta no equilibrada.

oms reducción azúcar

El azúcar incrementa el aporte calórico, quita el hambre y reduce ingesta de alimentos más más ricos en nutrientes, lo que favorece una dieta poco saludable

Los azúcares tienen una relación directa en el sobrepeso y la obesidad y éstos a su vez en el desarrollo de enfermedades no transmisibles, como las dolencias cardiovasculares, la hepatitis o los ataques cerebrales.
Es por ello que la OMS ha endurecido sus directrices. Cuando se habla de azúcares se incluye tanto el azúcar puro que se consume tradicionalmente para edulcorar el café como la fructosa, la glucosa y otros productos que se usan para endulzar los alimentos o las bebidas, así como los azúcares que contiene la miel o jarabes y zumos concentrados de frutas. Sin embargo, las directrices no se refieren a los azúcares de las frutas frescas y verduras o los azúcares presentes de forma natural en la leche porque no existen evidencias de que consumir estos azúcares perjudique nuestra salud.
Uno de los principales problemas para que podamos cumplir esas directrices con facilidad es que muchos productos procesados contienen azúcares “escondidos” cuando no son percibidos como dulces por los consumidores, como las salsas (una cucharada de kétchup contiene alrededor de 4 gramos de azúcares libres) o los refrescos (una lata de refresco tiene hasta 40 gramos , unas 10 cucharaditas, de azúcares libres). Tanto es así que un estudio realizado en Estados Unidos evidenció que el 80 por ciento de los productos de un supermercado contenían azúcares.
Estudios recientes indican que los adultos que consumen menos azúcares tienen un peso corporal menor y que el aumento de la cantidad de azúcares en la dieta está asociado con un incremento de peso. La investigación también revela que los niños con un mayor consumo de bebidas azucaradas poseen mayores probabilidades de un exceso de peso u obesidad que niños con un consumo bajo de bebidas endulzadas con azúcar.

Otros trabajos apuntan que las tasas de caries dental son mayores cuando la ingesta de azúcares libres supera el 10% de las calorías totales. La recomendación de que el consumo de este tipo de azúcar sea inferior al 5% se basa en estudios de población en países donde su disponibilidad descendió drásticamente y mostraron una reducción de la caries.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.