La mordida puede influir en el equilibrio y el control de la postura, según los investigadores

El contacto entre los dientes inferiores y superiores al cerrar la boca, lo que conocemos como oclusión dental o mordida, puede afectar al equilibrio y también crear problemas posturales, según investigadores de la Universidad de Barcelona y de la Universidad de Innsbruck (Austria).
En los estudios publicados en ‘Neuroscience Letters‘ y ‘Motor Control‘ se puso de manifiesto la vinculación existente entre una mala mordida y el control postural, que se incrementa cuando esa persona está más cansada o sufre inestabilidad. Estas investigaciones demostraron que llevando la posición mandibular del paciente a un punto neutro (corrigiendo la maloclusión) se mejora el control postural tanto en equilibrio estático como en dinámico.
Los autores del estudio señalan que esta correlación no afecta tanto en el día a día y en condiciones estáticas, pero hay ciertas patologías o condicione, como puede ser la obesidad, que agraven la inestabilidad corporal y empeoren el control de la postura hasta el punto de aumentar el riesgo de caídas.

mala mordida equilibrio

La existencia de una maloclusión puede afectar al equilibrio y al control postural. Corrigiendo esa mala mordida podrían disminuirse ciertas lesiones, sobre todo en situaciones de fatiga

En anteriores post de este blog de las Clínicas de Ortodoncia Pérez Varela de Santiago de Compostela y Ourense apuntamos la estrecha vinculación entre la salud bucodental y el rendimiento deportivo. Este estudio viene a redundar esta relación, ya que, según esta investigación, en deportistas, el hecho de tener una maloclusión puede afectar al rendimiento, pero también puede ser determinante de cara a la prevención de lesiones. A medida que la fatiga es mayor y la capacidad de respuesta motora va disminuyendo aumenta la probabilidad de desequilibrios inesperados que pueden desembocar en distensiones, fracturas y torceduras.
En opinión de los autores del estudio corregir la oclusión dental beneficiaría el control de la postura, evitando así posibles caídas o desequilibrios debido a una falta de reacción del sistema motor.
Este estudio también analizó la vinculación con la alineación dental. En una primera investigación se tuvo en cuenta el tipo de oclusión dental y si había existido un tratamiento de ortodoncia previo. Los resultados pusieron de manifiesto que las alteraciones en la alineación de los dientes se relacionaban con un peor control del equilibrio estático. Es decir, que corregir la posición de los dientes mediante una ortodoncia para lograr una mejor alineación dental también beneficiaría el equilibrio y el control postural.
Cada vez existe mayor conciencia de la importancia de corregir el mal contacto de los dientes (ya cuando no se encuentran bien alineados, ya cuando presentan distintas alteraciones) para reducir los diferentes problemas asociados que generan.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.