La mala salud bucodental o el bruxismo pueden causar problemas musculares

En la boca se acumulan millones de bacterias (más de 500 bacterias que habitan en nuestra boca pueden ser el origen de procesos inflamatorios) que al estar en contacto con los tejidos pueden transportarse con facilidad al resto del cuerpo por medio de la sangre. Las bacterias presentes durante las infecciones bucodentales pasan al torrente sanguíneo y pueden ocasionar infecciones que podrían afectar a músculos y órganos y causar, entre otras cosas, disfunción eréctil, diabetes, problemas respiratorios, musculares, articulares y/o cardiovasculares.

deporte salud dental

Cuidando tu salud bucodental prevendrás muchos dolores y fatiga muscular

De hecho, los deportistas de alto rendimiento sufren un mayor índice de caries debido a que consumen muchos hidratos de carbono y bebidas energéticas muy ácidas. A esto se suma el estrés al que están sometidos, lo que provoca la disminución de la secreción de saliva y sequedad de la boca. Sobre los dientes se va formanado la placa bacteriana, que con una higiene descuidada va generarando cúmulos de gérmenes que pueden desembocar en caries y enfermedades periodontales. Las bacterias de la boca producen unos mediadores inflamatorios (las prostaglandinas y las interleucinas) que se distribuyen a todo el organismo a través del torrente sanguíneo. La sangre va depositando todas estas bacterias en los músculos y en las articulaciones produciendo una astenia que se manifiesta a través de una fatiga muscular y cansancio de esfuerzo. Se ralentiza la contracción-relajación del músculo con pérdida de tono fibrilar, dando la sensación de fatiga e inflamación articular y provocando diversas enfermedades, sobretodo en deportistas que someten a estos miembros a auténticos desgastes. Por eso es muy fácil que los deportistas profesionales con mala salud bucodental sufran desgarros, dolores articulares o lesiones tendinosas con una tardía recuperación.
Como el origen de la infección está en un sitio tan distante y que aparentemente no tiene que ver, la persona no suele relacionarlo y puede pasar mucho tiempo con dolor sin conseguir eliminarlo porque no es consciente de que curando la caries o la infección bucal el dolor muscular desaparecería.
Por otra parte, algunas maloclusiones (una mordida que no encaja correctamente) y la tensión mandibular puede provocar problemas musculares que se manifiestan en calambres, dolores de cabeza y otros problemas de naturaleza ósea y muscular.
Ya os habíamos contado anteriormente en este blog que una deficiente salud bucodental y periodontal está asociada a un menor rendimiento deportivo.
Es decir que el mal cuidado de encías, dientes y boca pueden generar un menor rendimiento deportivo, en especial cuando se padece periodontitis, que está relacionada con un mayor riesgo de lesiones y fatiga muscular. Los estudios han demostrado que muchas lesiones articulares y musculares son consecuencia de focos infecciosos dentarios y/o paradentarios (tejidos circundantes al diente). Los focos sépticos son aquellos localizados en el ápice de la raíz de los dientes y zonas vecinas causados en su mayoría por caries que llegan al nervio y terminan supurando por la raíz. También se encuentran lesiones e infecciones periodontales que afectan tanto a las encías y tejidos de soporte de los dientes como al hueso.
La prevención es, una vez más, fundamental para evitar numerosos problemas de la salud bucodental que afectan de manera directa al rendimiento deportivo. Es recomendable seguir unas rutinas de higiene bucodental adecuadas y acudir con frecuencia a revisión para evitar que los problemas en la boca afecten a otros órganos y procesos.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.