La importancia de la dieta en la prevención de problemas orales

Aunque con frecuencia se asocia el consumo de azúcar a la presencia de caries, lo cierto es que es una enfermedad multifactorial, que depende de distintos factores como y la composición y cantidad de saliva; seguir una dieta cariogénica; la anatomía de los dientes (y la posición que éstos adoptan en la arcada), la función de la lengua durante la autoclisis o la naturaleza físico-química de la superficie del diente. Aún así, no hay duda de que lo que comemos afecta a nuestra salud en general, pero también a la salud de la boca. El estudio de los cráneos de hombres del Neolítico han demostrado que la caries es un problema muy antiguo, pero mucho menos habitual que en la actualidad.

alimentos caries

No existe ninguna duda de que la alimentación es uno de los factores que incide en la aparición de caries y otros problemas dentales

La vida en la prehistoria fue muy dura: había una mayor violencia y desnutrición, frecuencia de enfermedades (con una expectativa de vida más baja) … pero, además, existes constancia de que las enfermedades bucodentales eran habituales en el Neolítico y afectaban a casi todos los miembros de la comunidad.
A partir del Neolítico aumenta el porcentaje de caries dental, tal y como demuestra un reciente estudio.
El Neolítico supuso un cambio radical en la manera de conseguir el alimento (ya que hasta entonces los alimentos se conseguían de la caza, pesca y recolección, lo que implicaba que los humanos no se asentaban de manera permanente). Durante el Neolítico se empezó a cultivar y a criar animales, lo que permitió que tuviesen un suministro estable de alimentos e implicó un cambio en la dieta centrada principalmente en cereales (especialmente el trigo) y legumbres, muy ricos en carbohidratos, y en productos animales, y como consecuencia también aumentaron algunas patologías como la caries dental.

En los huesos y dientes quedaron huellas de lo que comían nuestros antepasados y los científicos observaron que todos los individuos analizados sufrieron de hipoplasia dental (pérdida del esmalte), aunque los investigadores también apuntan que puede influir que la media del periodo de lactancia materna superaba los 3,5 años. Además, el 10% de los dientes recuperados de los esqueletos neolíticos tienen caries debido al alto contenido de almidones y azúcares que consumían.

Así, se piensa que la caries y otras enfermedades bucales son más comunes en poblaciones que consumen gran cantidad de cereales y, en comparación con sociedades cazadoras recolectoras.

De ello no solo podemos concluir que es fundamental seguir una dieta equilibrada para cuidar la salud oral, pero también acompañada del hábito de una correcta higiene bucodental.

Noticias Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección e-mail no será publicada.